imagen ilustrativa

Carta de Lectores

Escribe Alicia Hurtado

Desorientación

23|08|20 10:41 hs.

Señora directora: 


Una pandemia azota al planeta. Nadie tiene experiencia en estas cosas, de modo que mucho de lo que se hace o resuelve es medio una cuestión de ensayo y error. Eso creo que lo comprendemos casi todos, y tenemos paciencia, y nos mantenemos en silencio, apretando los dientes, esperando que finalmente haya una vacuna que nos permita vivir sin la enorme presión que este virus está ejerciendo. 

Aceptamos, muchas veces, en este contexto, que en un retén nos falten al respeto innecesariamente, o que a otro, en la misma situación, lo dejen pasar sin siquiera un mínimo control. Nos enteramos, también, de irresponsables que circulan alegremente eludiendo todo tipo de retén porque conocen los caminos secundarios que no están controlados, o de gente que nunca dejó de ir y venir desde y hacia conglomerados urbanos sin siquiera tomarse la molestia de avisar, como se nos pide... 

Hasta ahí, digamos que uno puede ser comprensivo, además, otra no nos queda. 

Pero de ahí a aceptar pasivamente decisiones disparatadas, como que a un padre no le permitan ver a su hija moribunda, hay un abismo. Ahí ya estamos dejando de lado lo de humanos que, se supone, nos caracteriza. 

Se gastan miles de pesos poniendo en marcha hasta helicópteros para controlar a un remero solitario que es imposible que contamine a alguien en medio de un río, o custodiando a un padre durante cientos de kilómetros para que regrese a su ciudad sin haber podido ver a su hija moribunda, y a nadie se le cayó, por ejemplo, la idea de llevar a ese padre en helicóptero hasta donde estaba esperándolo ella. 

Diariamente escuchamos sobre la cuarentena, ahora nos dicen que no estamos en ella, pero hay pueblos, muchos, a los que no se puede ingresar, no se puede viajar ni en micro ni en avión, a menos, claro, que uno sea de esos que poseen su propio avión, no se puede despedir a los enfermos graves, y miles más de pequeñas y grandes cosas que no hacen otra cosa que desorientarnos. 

Prácticamente llevamos medio año en esta cuarentena o como sea que se llame. Uno es responsable, se cuida, usa tapabocas, alcohol en gel, todo lo que humanamente se puede hacer, pero, ¿no es posible un poco más de coherencia en los niveles de decisión? Digo yo, para que todo no sea tan difícil para los miles y miles que no tenemos otra opción más que acatar y respetar las indicaciones que nos dan quienes están gestionando la situación. 

Alicia Hurtado