Juan Bautista Istilart (xilografía realizada por José Antonio del Río)

Opinión

Por José Mariano Pérez

Istilart y La Liga de Comercio e Industria

31|08|20 12:37 hs.

Por José Mariano Pérez

Istilart con la visión empresarial que poseía, había estudiado la forma en que los comerciantes e industriales se agrupaban para defender sus derechos. Para ello se hizo traer de Francia y de Inglaterra libros específicos, que lo ilustraron aún más sobre el tema que lo inquietaba. 

Desde principios del año 1925 se comenzó a reunir con colegas industriales y reconocidos comerciantes en pos de fundar una entidad que los agrupe. Así fue que en el atardecer del 31 de mayo de dicho año, en las instalaciones de la Biblioteca Sarmiento, logró reunir una treintena de personas que cristalizaron la idea propuesta por Istilart. 

Previo a ello nuestro prócer había entablado contacto con la novel Cámara Argentina de Cultura, Comercio, Industria y Producción nacida en noviembre de 1924 en la ciudad de Buenos Aires. También se contactó con la Asociación de Industriales de la Provincia de Buenos Aires, antecesora de la Federación Económica. 

En dichas instituciones se lo asesoró sobre como formar una entidad en nuestra ciudad, viajando incluso a la Capital Federal y a La Plata para interiorizarse más aún del tema. El periplo lo hizo junto a José Goyenaga y Francisco Parravicini, que poseían una fábrica de maquinarias e implementos agrícolas denominada José Goyenaga y Cía.

En tiempos donde las distancias parecían más extensas, los tres industriales viajaron a Buenos Aires a entrevistarse con colegas, a bordo de un vehículo marca Lincoln convertible, que para la época era de los más avanzados en cuanto a mecánica y prestaciones. 

La evolución social de ese particular momento de pujanza que vivía Tres Arroyos, hacía necesario que los ciudadanos se agrupen en torno a sociedades que los protejan en defensa de sus intereses comunes.

En aquella fría tarde noche de mayo, se reunieron, entre otros, el anfitrión, José Goyenaga, Angel López Cabañas, Germán Carrera, Juan Guillamón, Eduardo Cazalás, Mariano Liébana, Francisco Parravicini. Allí se formó la Liga de Comercio e Industria (hoy Cámara Económica) y se distribuyeron los cargos de la primera comisión directiva. 

Don Juan Bautista Istilart fue elegido presidente, secundándolo Angel Lopez Cabañas, Eduardo Cazalas, Mariano Liébana, José Goyenaga y Luis Risso Hualde. 

Gran adhesión tuvo la formación de la Liga, asociándose un importante número de industriales y comerciantes. La primera sede fue en Moreno 334, en dependencias de la Biblioteca Sarmiento, siendo una novedad la incorporación del servicio telefónico que brindaba “La Tresarroyense S.A. Telefónica”, habiéndosele asignado el número 745. 

El apoyo recibido fue tal que para los primeros años de la década del 30 logra adquirir el solar ubicado en avenida Moreno Nº 469 que pertenecía al Sr. Millhan, donde hoy se ubica su sucesora, la Cámara Económica de Tres Arroyos. Allí se construyó el edificio con diversas dependencias que oficiaban de secretarías, sala de consejo, gerencia y salón de actos y exposiciones. 

Ejerciendo la filantropía, característica de su personalidad, Istilart donó una importante suma de dinero para comenzar con la obra, siendo el motor para que otras personalidades imitaran su magnánimo gesto. 

En los primeros años nucleaba en su seno entre otros, a la “Cámara de la Industria Metalúrgica”, “Talleres mecánicos y afines”, “Bares y afines”, “Centro de Patrones panaderos”, “Centro de Acopiadores de lanas y frutos del país”, “Sociedad de lecheros unidos” y “Sociedad Patronal de hornos de ladrillos”.

Istilart, siendo un exitosísimo empresario, filántropo por naturaleza, no solo se ocupaba de hacer crecer sus empresas, sino que también buscaba en la unión con pares, el bien común y la defensa de derechos para aquellos que poseían intereses afines.