El Campo

Informe de la FADA

Argentina tiene 15 alimentos en el top 5 mundial de exportaciones

04|09|20 16:09 hs.

En la tarde de ayer, la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA) presentó el Monitor de Exportaciones, un informe basado en el análisis de 19 complejos, sostenidos en la representatividad de los mismos dentro de las exportaciones agroindustriales y la importancia a nivel regional.


Del informe se desprende que nuestro país es el primer exportador mundial de aceite y harina de soja, yerba y porotos; el segundo de maní; y el tercero de maíz, soja (como granos), girasol y peras. Esos son los nueve productos agroindustriales en los que Argentina forma parte del podio mundial de comercio exterior según FADA. 

En tanto, también hay otros seis alimentos que están dentro del “top five”: la cebada cervecera, en el cuarto puesto; y la carne bovina, los camarones, los langostinos, el té negro y la leche en polvo, en el quinto lugar.

De acuerdo con el reporte elaborado por FADA, en el primer semestre de 2020, las cadenas agroindustriales (CAI) generaron un total de US$ 20.002 millones en concepto de exportaciones. 

Es así que, 7 de cada 10 dólares por exportación provinieron de estas cadenas, explicando el 74% de las exportaciones argentinas para dicho período. Del total de exportaciones de las CAI, se generaron:

- 70% en las cadenas granarias 
- 15% en las economías regionales 
- 8% en carnes 
- 2% en lácteos
- 5% en otros (incluye insumos tales como fertilizantes, fitosanitarios; bienes de capital del eslabón primario e industrial y, por último, un resto de otros bienes agroindustriales no identificables con una cadena en particular). 

Radiografía de los complejos
En base a los 19 complejos seleccionados, que explican el 92% de las exportaciones agroindustriales, se puede destacarlos resultados que se muestran a continuación. 

Para 2019 en cuanto a inserción internacional y la posición de Argentina en el mundo se pueden esbozar cuatro clasificaciones:   

- Alta inserción internacional y alta participación en las exportaciones mundiales: en este cuadrante se destacan la soja, las legumbres, el maní, el maíz y la cebada. Representan productos en donde Argentina exporta una parte sustancial de su producción (más del 60%) y el país es uno de los principales exportadores mundiales. En todos los productos mencionados está entre los primeros tres exportadores, a excepción de cebada que ocupa el cuarto lugar. 

- Alta inserción internacional, pero baja participación en las exportaciones mundiales: en este cuadrante se encuentra el té, el limón y el complejo pesquero.

- Baja inserción internacional, pero alta participación en las exportaciones mundiales: el complejo yerba es el principal exponente de este cuadrante, aunque también incluye a la carne y las peras.

- Baja inserción y baja participación en el mercado: los complejos porcino y avícola son los más representativos de este segmento. En este cuadrante también se encuentran los complejos forestal, vitivinícola, de manzanas y de arroz. Este último grupo exporta entre un 20% y un 50% de su producción, por lo que la baja inserción internacional es sólo relativa al resto de los complejos seleccionados.

Concentración de origen 
- Región Pampeana cobran relevancia los complejos de granos, carnes y lácteos, explicando en conjunto el 94% de las exportaciones agro-pampeanas. 

- NEA y NOA, se encuentran principalmente economías regionales como limón, poroto (del complejo legumbres), forestal, té y yerba. 

- Región Cuyo, el complejo de la uva representa el 50% de las exportaciones que provienen de la región. 

- Región Patagónica también se encuentran actividades como peras y manzanas y el complejo pesquero, entre estas representan el 95% de las exportaciones agropatagónicas. Para los primeros seis meses de 2020, la concentración de destinos, es decir el acumulado en los principales cinco países de destino de cada complejo, fue en promedio del 65,3%. 

- Por encima del promedio se encuentran complejos que tienen una mayor concentración en sus principales destinos, mostrando mayor dependencia de una cantidad reducida de países. Se encuentran: los complejos regionales de yerba, té, peras y manzanas, uva y arroz, a los que se le suman las carnes (porcino, bovino y aviar) y, los complejos del trigo y cebada.

- Por debajo del promedio, se pueden identificar complejos con mayor diversificación de destinos, lo que le genera una menor dependencia para la colocación de sus productos en el mercado internacional. Se encuentran: complejo pesquero, del limón, legumbres y forestal, maní, maíz, soja y girasol. 

Por último, a lo largo de todos los complejos seleccionados, se destaca Brasil, China, EE.UU. y Vietnam como compradores centrales de las exportaciones agroindustriales argentinas, por lo que es de relevancia darle seguimiento a la salud de sus economías y profundizar las relaciones. 

    -0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-

No influye en el mercado doméstico
“Un aspecto que genera cierta discusión en Argentina es la tensión entre la exportación y el mercado doméstico. Esta tensión parte de la percepción de que un kilo que se exporta es un kilo que un argentino deja de consumir, pero casualmente Argentina tiene algunos de los consumos per cápita más altos del mundo en los productos que exporta”, plantea FADA. 

Y da un par de ejemplos: En el caso del consumo de pan, en 2018 Argentina contaba con un consumo per cápita de 72 Kilos, ubicándolo como el 5º país del mundo con mayor consumo, y en el segundo dentro de América Latina. El caso de la carne vacuna, en 2019 Argentina consumía 51,33 kilos per cápita, que es tres veces y media el consumo por habitante de países de la OCDE (más desarrollados). 

Desarrollo 
A este aspecto se suma la actividad económica y el desarrollo que genera la exportación. En el caso del complejo bovino, sólo en los primeros seis meses del 2020 se generaron exportaciones por US$ 1473 millones. 

En este periodo se exportó el 27% de la producción. En 2018 la cadena bovina generó 422.306 puestos de trabajo, por lo que si no se exportara carne podrían llegar a no existir 114.022 puestos de trabajo. Esto serían unos 114.022 trabajadores y sus familias sin ingresos para vivir y consumir decenas de otros bienes y servicios que las personas consumen a diario, desde alimentos a ropa y entretenimiento.

“Con esto se quiere resaltar que no sólo no existe una dicotomía entre la exportación y el mercado interno, sino que sin exportación existiría un menor nivel de empleo y actividad económica a nivel país, y en particular en las regiones donde cada una de las producciones tiene mayor importancia”, indica el informe.