El maíz es el cultivo que mayor respuesta tiene a la adopción de tecnología

El Campo

Análisis de la campaña maicera

“El maíz le viene pisando los talones al poroto”

06|09|20 01:36 hs.

Pese a haber sido una campaña climática complicada para los cultivos de cosecha gruesa, el maíz tuvo un comportamiento mejor a lo esperado y en la mayoría de los planteos mostró un desempeño superior al de soja. Año tras año avanza en la adaptación a la zona y consolida sus rindes.


Los ingenieros Carlos María Mendiberri y Jorge González analizan la performance del maíz en el área de influencia de la Cooperativa de Cascallares cuando resta cosechar un 10% del total del área sembrada en la zona.

- ¿Cuáles fueron las características de la campaña?
- La presente campaña, comenzó con buenas condiciones para el avance de la siembra, durante el mes de octubre las reservas se encontraban en un nivel óptimo, y fueron mermando durante noviembre ante la falta de lluvias importantes, dificultando una adecuada disponibilidad hídrica en lotes de siembra tardía. Enero y febrero se caracterizaron por el bajo régimen de lluvias, lo que terminó afectando a los cultivos de gruesa en general, debido a que los requerimientos de los cultivos fueron mayores a la oferta hídrica.
Pese a eso, el maíz tuvo un comportamiento mejor a lo esperado y en la mayoría de los planteos mostró un desempeño superior al de soja. Las precipitaciones en la zona durante la formación de rendimiento del cultivo fueron de 360 milímetros, siendo la eficiencia de uso del agua promedio para el maíz de alrededor de 17 kilos de grano por milímetro, se deduce que los mejores resultados se dieron en los ambientes con mayores reservas.

- ¿Qué incidencia tuvo la fecha de siembra?
- En cuanto a la fecha de siembra hubo mejor comportamiento en siembras tardías en ambientes con limitantes medias a altas, pero en los mejores lotes hubo respuesta a favor de siembras más tempranas.

- Los resultados indican que cada campaña mejora su adaptación a la región.
- Si analizamos el crecimiento del área de maíz en la última década, vemos que se está sembrando una superficie mucho mayor y se ha logrado obtener rendimientos superiores pese a que el área fue creciendo forzosamente hacia lotes de menor potencial. Sin ir más lejos, la zona de Dorrego fue la que empezó a poner el ojo en el maíz como cultivo estable para los ambientes con limitaciones.

- ¿Cómo se logra la adaptación del cultivo a dichos ambientes?
- La adaptación en la zona va principalmente de la mano de cambios en el manejo y ambientación. El mejoramiento y avance genético también permitió una mejor adaptación para ambientes de menor potencial: es notable ver que ante un estrés por falta de agua los cultivos lo toleran mejor, las plantas permanecen verdes, y la fertilidad de las espigas no se ve tan afectada, traduciéndose en formación de granos y por ende en rendimiento.


A nivel zonal, la caída de producción de maíz no va a repercutir fuertemente debido a que parte de la merma de rinde es compensada con la mayor área sembrada


- ¿Los socios de la Cooperativa sembraron más maíz que en la campaña 2018/19?
- Si, el área de siembra creció en desmedro de la soja, motivado principalmente por mejores valores relativos del cereal al momento de la planificación de la siembra. Igualmente la soja sigue siendo la que mayor área ocupa dentro de los cultivos de verano. Tomando la sumatoria de cultivos de primera y segunda, el maíz ocupa alrededor de un 20% del área sembrada, similar al girasol, mientras que la soja ronda el 60% de la superficie. Si quitamos las segundas siembras, el maíz le viene pisando los talones al poroto.

- ¿Y cómo fueron los resultados en comparación con el ciclo pasado?
- Para describir mejor lo que sucedió con los rendimientos en la zona podríamos imaginarnos dos subzonas divididas por la ruta 3 hacia el oeste y desde ruta 3 hacia el este. Esta diferenciación grosera entre zonas contrasta un ambiente de menor potencial productivo por tener un horizonte pretrocalcico (tosca) de profundidad variable limitando las reservas hídricas y desarrollo de raíces, versus un ambiente de medio a alto potencial, en algún caso con tosca pero con mayor profundidad efectiva, donde aparecen microambientes bien marcados de suelos profundos y “sueltos” y otros más pesados con horizontes B que se vuelven “impenetrables” cuando falta el agua. Haciendo un relevamiento a nivel de lote, se podría mencionar que los mejores resultados se posicionaron en el podio con rendimientos de un 20% por debajo a la campaña pasada, alcanzando rindes cercanos a los 8000 kg/ha. Los lotes con mayores limitantes fueron los que más se diferenciaron con respecto a la campaña anterior, llegando a tener mermas de un 40%, promediando rindes de 4000 kg/ha. Hay que aclarar que a nivel zonal, la caída de producción de maíz no va a repercutir fuertemente debido a que parte de la merma de rinde es compensada con la mayor área sembrada.


Las siembras de segunda fueron muy afectadas, el retraso de la cosecha de los cultivos de fina limitó la posibilidad de implantar el maíz en fecha



- ¿Qué ocurrió con las siembras de segunda?
- Las siembras de segunda fueron muy afectadas, el retraso de la cosecha de los cultivos de fina limitó la posibilidad de implantar el maíz en fecha, debido a que en la medida que sembramos más allá del 20 de diciembre los riesgos de daños por heladas empiezan a ser importantes y las probabilidades de obtener rendimientos que cubran los costos bajan notablemente. Los lotes que se pudieron implantar bien, iniciaron el ciclo con nulas reservas en el perfil y dependieron exclusivamente de las precipitaciones, por tal motivo, en algunos casos no se terminaron cosechando o fueron destinados a la hacienda y en otros, se obtuvieron resultados regulares con rendimientos de 1500 a 3000 kg/ha.

- ¿La humedad volvió a ser una limitante a la hora de cosechar?
- La humedad promedio con la que se cosechó fue inferior a la campaña anterior, principalmente por las condiciones climáticas que hubo en el mes de agosto, sin embargo algunos optaron por cosechar anticipadamente para poder sembrar cultivos de fina o para poder cumplir con ventas hechas en junio y julio. Para esto es fundamental contar con el servicio de secado y acondicionado con el que cuenta la Cooperativa. La humedad a cosecha es una variable que los socios tienen en cuenta a la hora de la elección de un híbrido, hay materiales que pese a tener el mismo ciclo llegan a cosecharse con dos o tres puntos menos de humedad lo que permite adelantar la recolección de los lotes.
Hay que hacer un análisis a la hora de tomar la decisión de esperar a que la humedad de cosecha baje de ciertos niveles porque no siempre es económicamente favorable. Como los lotes ya no van a ser destinados a siembras de fina, pueden pasar muchos días hasta que los cosechemos y no tenemos en cuenta que cuando el cultivo espera en pie, por un lado estamos retrasando el control de malezas que podrían ser resistentes con las dificultades que traen luego esos controles y por el otro, el cultivo luego de ocho meses en el campo empieza a deteriorarse, lo que facilita las pérdidas por quebrado de plantas que la cosechadora no puede recolectar o por pérdidas durante la cosecha debido a “revoleo” de espigas que se desprenden fácilmente y no caen sobre el cabezal o pérdidas por desgrane entre el momento que las espigas son desprendidas de la planta e ingresan a la máquina. Estas pérdidas que se dan antes de que el maíz entra en la cosechadora pueden ser de más de 300 kg/ha.


La humedad promedio con la que se cosechó fue inferior a la campaña anterior, principalmente por las condiciones climáticas que hubo en el mes de agosto, sin embargo algunos optaron por cosechar anticipadamente para poder sembrar cultivos de fina


- ¿Cuál es la posición que toman los productores frente a los avances tecnológicos del cultivo? ¿Los adoptan?
- El maíz es el cultivo que mayor respuesta tiene a la adopción de tecnología, es por este motivo que en los últimos años se vienen adoptando mejoras en esa línea. Para implantar una hectárea de maíz, se requiere una inversión superior al resto de los cultivos de gruesa, por tal motivo es de vital importancia lograr un buen cultivo desde el arranque. Más allá de lo agronómico, mencionando un ejemplo, es notable ver la mayor incorporación de tecnología desde la siembra, con mayor adopción de agricultura de precisión y poniendo el foco en la calidad de implantación, los productores están invirtiendo en sistemas de siembra que les aseguren una correcta distribución y una profundidad de siembra homogénea de la semilla ya que está comprobado que las pérdidas de rinde potencial de una planta por competencia con otra que nació 1 o 2 hojas antes pueden ser de hasta un 50% atentando el nivel productivo de todo el lote.
Esto llevó en los últimos años a una renovación importante de las sembradoras con el fin de hacer más eficiente la implantación. En la medida que la tecnología se vaya haciendo más accesible económicamente, su implementación va a ir en aumento.

- ¿Y qué variantes hubo en el manejo?
- Desde el punto de vista de manejo, la fecha de siembra, densidad y elección de híbridos siguen siendo las principales claves que los productores han ido adaptando en sus planteos para lograr estabilidad de rendimiento. Los potenciales de rinde los determina el ambiente, pero poder darle cierto grado de alteración a las condiciones en las que se va a desarrollar la planta de maíz con estrategias agronómicas para disminuir los requerimientos hídricos del cultivo y desplazar la floración a días de menor demanda hídrica viene dando resultados favorables. Todo lo anterior tiene que ir acompañado por supuesto por una correcta rotación y nutrición.

- ¿Cuáles son las expectativas de cara a la nueva campaña?
- Para la campaña 2020/2021 el área se va a mantener y en la rotación de los socios seguramente el maíz termine participando en un 30% del área implantada con cultivos de gruesa. En la zona de influencia de la Cooperativa de Cascallares donde conviven ambientes muy dispares en cuanto a potencial productivo, el maíz sigue siendo la mejor opción por resultados favorables desde lo productivo y comercial casi en paralelo con el girasol sobre todo en los mejores ambientes.

- ¿Un consejo para el productor respecto a la siembra de maíz?
- Una recomendación sería continuar en la línea de buscar herramientas de forma tal que podamos hacer más eficiente el uso de los recursos, fundamentalmente el agua. Ambientar los lotes y adaptar densidades junto con la correcta elección del hibrido son algunas de las claves de manejo que como se mencionó vienen dando resultados favorables. 

Te interesaría leer