Hugo Di Croce nombra uno a uno a los jugadores de Boca bicampeón ‘75 y ’76 en la redacción de La Voz

Deportes

Informe Especial

Hugo Di Croce, campeón con Boca y agradecido al fútbol

06|09|20 11:54 hs.

El Boca campeón de la Liga Regional Tresarroyense de Fútbol 1975 y 1976 tenía nombres que hasta la fecha se recuerdan. Con jugadores de la casa, más algunos refuerzos, el Xeneize le puso un freno a los reiterativos festejos de Huracán. Y entre los jóvenes de ese plantel estaba Hugo Di Croce, un delantero o volante que encontró en el club de avenida Caseros su casa. 


Di Croce de niño vivía a 100 metros de la cancha de Boca, y a 200 de la de Colegiales. Comenzó a jugar al fútbol en la escuela, en los intercolegiales que se hacían en la década del ’60, y luego, con 11/12 años arrancó en el baby, algo normal también en esos días. A Boca llegó con 13 años para sumarse a Sexta, y en uno de los momentos más difíciles de su vida, ya que a esa edad perdió a sus padres con apenas unos meses de diferencia.

“Es duro, pero gracias a Dios la gente que tuvo uno, el fútbol, el deporte ayudó mucho, mi familia y un cuñado”, destacó en La Voz del Pueblo a la hora de relatar su historia de vida y futbolística. 

Séptimo hijo de nueve hermanos, Hugo con 13 años encontró en el fútbol su casa, y “buena gente” que lo ayudó a superar su tragedia. “(A Boca) me lleva una persona maravillosa, Reinaldo Elgart, él me ve un día en un baby y me quiere llevar, él y Robles. Dos personas muy buenas”, recordó sobre su llegada al Xeneize, y sobre ellos agregó: “Me van guiando en la vida”. 


"Me llamaba la atención la cantidad de gente. Esto (por la platea) estaba lleno, y todo alrededor también", fueron las palabras que eligió para describir la foto de él con la camiseta de Boca en la cancha de Colegiales


Con edad de Sexta tiene como entrenador a Hugo Martín, “otro señor muy bueno, que era un vecino. Es uno de los primeros técnicos que tuve, y es el que te educa, te enseña. A veces no es solo la pelota, lo que pasa es que a esa edad estás en otra cosa, querés jugar, pero él nos educa mucho". 

La recomendación de su padre era jugar en el Globo, y lo justificaba: “Me decía, 'vos si querés hacer algo y jugar, y podes llegar, tenés que ir a jugar a Huracán'”. Pero para Hugo la pasión era más grande, y aclaró: “Uno es hincha de Boca. En esa época éramos jugadores pero éramos hinchas del club, entonces me ficho”. 


Junto a sus hijos Sebastián y Luciano


Ya en las inferiores del Xeneize, el Vasco Ulibarre lo ve en el vestuario pateando con ambas piernas, le pregunta de qué jugaba y la respuesta fue: “No sé”. Le dijeron que necesitaban un 8 y lo ponen en Quinta. Así comenzó a ganarse su lugar en las inferiores, y en 1971 el técnico de la Primera no se animó a ponerlo por ser muy chico, por lo que su debut en la categoría superior se dio a los años siguientes.

En Primera
"En el 72 ó 73 debuto en la Primera de Boca”, recordó con imprecisión Di Croce, y la misma se debe a la naturalidad con la cual afrontó el compromiso. 

Su incursión en el primer equipo fue por la lesión en la rodilla de Tito Gómez, y su primer rival fue Cascallares de visitante. Y de aquel partido recordó una anécdota: “Me gustaban las cosas que hacía en las inferiores y lo llevo a realizar en la Primera porque no pensaba que era la Primera, entraba y jugaba. Dirigía Lizarriaga que le decían el Zurdo, en una jugada le hago un caño a Pitra, pero lo hago porque me salía no poder ofender, y se me acerca el Zurdo y me dice 'nene, no hagas eso porque te van a matar…'”. 


Di Croce salta ante Echegoyen


En el debut podría haber recibido algún golpe demás por esa acción, pero aclaró: “Antes eran equipos bravos, pero leales, terminaban siendo amigos. Imaginate que con Angel Barrionuevo de Cascallares seguimos jugando, con Férez, con Tenaglia, Cacho González de Quilmes, terminaban siendo amigos o conocidos, no era esa rivalidad de pegarse, era querer ganar nomás".  

Al Servicio Militar 
En 1974 a Hugo Di Croce le toca presentarse en el Servicio Militar, y aunque su destino era el sur, el “Rulo Agarraberes, dirigente y fanático de Boca, me hace quedar en Tandil para que viajara y viniera a jugar”, recordó. 

Pero no todo fue color de rosas, ya que lo tuvieron 37 días sin salir y engordó 8 kilogramos. “Vengo a jugar un partido redondo, no me podía dar vuelta. No rindo lo que tenía que rendir, y el tema de la moneda era complicado, el pasaje me lo tenía que pagar Boca, entonces dije 'no vengo más'”, explicó. Complicado con los viajes, buscó una alternativa para seguir activo, y arribó a Racing de Gardey, donde compartió equipo con Gogorza y fue rival de Roldán que jugaba en Independiente de Tandil, dos jugadores con los que se encontró al año siguiente en Boca. 

Boca ‘75 y ‘76 
Hay equipos en la Liga de Tres Arroyos que quedan en el recuerdo colectivo, y uno de ellos es el Boca bicampeón del ‘75 y ’76, casualmente últimos dos títulos del Xeneize en Primera División. 


Hugo Di Croce nombra uno a uno a los jugadores de Boca bicampeón ‘75 y ’76 en la redacción de La Voz del Pueblo. Detalla: "(parados) Balda, Martínez, Cantilo Destéfano, Ciganda, Sasso, Cabrera y Cedrón; (hincados) Gogersa, Farías, Di Luca, Perrone, Di Cro



Di Croce llegó a ese equipo a mediados del ’75, tras estar fuera de la ciudad por el Servicio Militar, y se sumó a un plantel con estrellas y excelente juego. 


En Boca (1980)


En 1981, en el xeneize


En Boca estaban “José Sasso, Acosta, Perrone, una calidad para jugar en el medio terrible, y a mí me gustaba mucho el medio porque me gustaba mucho la pelota; disfruto más hacer un pase gol que el gol”, explicó Di Croce, que agregó: “Entonces me tiran de 10, cuando se va el Pela Di Luca ¿quién lo suplanta? nadie, me tiran a mí a jugar de 9. Roté por varios puestos, en la delantera me gustaba jugar de todo. Me gustaba armar, de 10 o enganche, a veces me tiraban de 11 y que bajara. Según el técnico. El Vasco Ulibarre es el que me pone, después juego con Lofiego que le decían el Gringo". 

Refuerzo de Huracán 
Como le dijo su padre cuando era un niño, que si quería jugar debía ir a Huracán, Di Croce llegó al Globo en tres temporadas como refuerzo para los regionales a fines de los ‘70. 


Di Croce con la camiseta de Huracán, jugando un Regional


De su paso por el Albo recordó: "Una vez fuimos con el Turco Salomón de El Nacional y no sé quiénes más. Nosotros estábamos en el plantel, íbamos a entrenar, y el técnico Américo Belén, que dirigió muchos años Independencia y después viene a Huracán, era un hombre recto, firme. Estaban Porté y Paternó, que jugaron en Boca de Buenos Aires, venían de Loma Negra, y hay un problemita. Estoy un sábado en mi casa y me vienen a buscar porque me tenía que concentrar, jugábamos con Olimpo de Bahía Blanca, le ganamos 3 a 1 sin Porté y Paternó. Se suspende el partido porque le echan como 4 ó 5 jugadores. Ataja Bartolo Flores, lo que atajó ese muchacho…”. 

A Quilmes y Olimpo 
En la Liga de Tres Arroyos dos clubes más disfrutaron del juego de Hugo Di Croce, Quilmes y Olimpo. En el Cervecero le tocó pelear el descenso, mientras que en el Aurinegro buscó el ascenso. 

A principios de los ‘80 el técnico de Quilmes era Adolfo Luna, y “casi nos vamos al descenso”, remarcó, y agregó: “El único partido que ganamos fue a Huracán 1 a 0. Quilmes siempre le hizo fuerza a Huracán, le ganamos en la cancha de ellos con gol de Pedro Barrera”. 


Di Croce -derecha- junto al Mosca Ferreiros


El Cervecero cayó a la zona de promoción, le tocó Agrario, al que le ganaron con dos goles de Di Croce. “No estaba bien físicamente y agarro el físico al final”, aseguró. Luego fueron a definir a Chaves, con el agregado de que se lesiona el arquero y recurren a Pocho Mujica, un histórico del club que estaba sin actividad. “Él había atajado toda la vida en Quilmes, y dice 'qué voy a atajar si yo hace mil años que no atajo'. Viene, pero con poco entrenamiento, y vamos a jugar a Huracán Ciclista, no sé si le ganamos o empatamos pero nosotros nos salvamos en ese partido”, remarcó.

Pero ese encuentro tuvo un condimento más: “Había dos o tres pinos atrás del arco, y nos tenían en jaque, y por allá lo vemos a Pocho tirado en el suelo, dirigía Martínez, habló con él y se levantó. Al rato otra vez. Empezamos a ir nosotros, miramos y decía que le estaban tirando con las piñas. El enfriaba el partido y a nosotros nos servía porque nos tenían mal. Era mentira, pero él paraba el partido. Recuerdo que nos salvamos, nos salva él prácticamente porque para el partido muchas veces". 


Di Croce en Honor y Patria


Mientras que sobre su paso por el Aurinegro también hizo memoria. “En Olimpo estaba Carlitos Mastrángelo, trae al Coco Cabral, un dos espectacular, a Hidalgo, Taibo y Tilger. Un equipo de Primera. Tuve un problemita con el técnico (de Boca) y dije 'me voy', y no querían que jugara en Primera. Voy a Olimpo y creo que fue Betbeder y Osvaldo Sosa. Y no ascendimos. Creo que ascendió dos o tres años más. Esto debe haber sido 89 ó 90", recordó sobre su paso por el Aurinegro. 

Con la selección
A Hugo Di Croce le tocó ser parte de la selección juvenil de Tres Arroyos y luego de la mayor. “Estuve con Lofiego y con García Blanco que fue técnico y arquero de El Nacional. En una selección hice dos goles, y da la casualidad que Boca de Buenos Aires había ganado 2 a 0 ó 2 a 1 y en el diario salgo yo con la camiseta de Boca al costado. Decía 'Hugo Di Croce convierte dos goles jugando en la selección' y justo sale al costado", recordó entre risas el fanático del Xeneize. 


Con la selección de Tres Arroyos