Ambrosio Urriza, el periodista de Coronel Pringles que tuvo coronavirus, y su familia

La Región

Coronel Pringles

“Tuve mucho cuidado de no generar una cadena de contagios”

06|09|20 12:31 hs.

Coronel Pringles, si bien ha ido torciendo la situación negativa respecto al coronavirus, aún atraviesa una situación compleja en cuanto a infectados y personas en aislamiento preventivo, en tanto que un buen número de pacientes se ha recuperado satisfactoriamente sin atravesar un proceso complicado. 


Uno de los casos es el de Ambrosio Urriza, un periodista pringlense que tuvo Covid-19 y hoy puede contarlo como una experiencia más de vida, lo que no implica que su testimonio sea interesante y a tener en cuenta en estos tiempos donde el virus se ha adueñado de la región, y además deja un mensaje para tomar y llevarlo a la práctica como ciudadanos que vivimos en comunidad. 

El viernes 14 de agosto “previo al fin de semana largo empecé a la mañana a sentir un malestar, como un estado gripal, esperé un par de horas y me comuniqué al servicio de Telemedicina que es rápido y están acompañando a la gente, justamente estaba de guardia mi médico de cabecera y le comenté lo que sentía. Me dice que me quede tranquilo que posiblemente se trata de un estado gripal, que me quedara adentro, aunque tampoco por mi estado tenía ganas ni necesidad de salir a ninguna parte. Así que me quedé todo el fin de semana en casa, con un estado leve pero constante de fiebre de menos de 38 grados y el malestar lógico que da una gripe, desgano, falta de energía y algunos dolores corporales”. Así relató Ambrosio a La Voz del Pueblo lo que fuera el principio de su Covid-19. 

Y continuó. “El martes me levanté bien pero había notado la pérdida total del olfato, por lo tanto había algo raro, volví a llamar y comenté como había estado el fin de semana y este nuevo síntoma, porque me habían dicho que si aparecía algo que llamara y así fue, y el médico que me atendió me dijo: eso es Covid, te organizo el hisopado. Me dieron el turno para el miércoles y dio positivo a los dos días que estuvo el resultado”. 

Así fue entonces que “del primer síntoma a tener el resultado pasó una semana, pero gracias a Dios estuve encerrado y lo que me puso bien es que no contagié a nadie, porque me quedé aislado totalmente. Pero tengo tres hijos, dos varones y una bebé de un año y medio que en el fin de semana posterior a que me dieran el positivo comenzó a tener fiebre y me volví a comunicar a Telemedicina pediátrica en este caso, y la pediatra que estaba de guardia es la doctora que atiende a mi hijita. La fuimos tratando con analgésicos un par de días y me había dicho la pediatra que estaba la posibilidad de que la puedan ver los médicos utilizando los protocolos del caso, por lo que al tercer día de fiebre y que estaba empeorando el cuadro, coordinamos para ir al hospital cumpliendo un protocolo, hacen que no me baje de mi vehículo, se bajan la nena con la mamá y el diagnóstico es otitis, y con un día de antibióticos la bebé estuvo bien, a su vez también por contacto estrecho conmigo la diagnosticaron como positivo de Covid, no la hisoparon, pero con ese día de tratamiento se le fue la fiebre y los dolores”. 

Había pasado el susto mayor, la más pequeña de la familia estaba restablecida, dejando atrás el cuadro que preocupó y mucho a mamá y papá. “El resto de mis hijos y mi señora no presentaron síntomas, también vivimos con mi mamá que tiene 77 años y entonces prioricé a la persona más vulnerable que es ella. Tenemos una casa grande, así que dispusimos un sector para mi mujer y mis hijos, y en otro lugar aislada mi mamá sola, y hasta ahora no se contagió nadie”, comentó Ambrosio, a quien le dieron el alta el sábado 29 de agosto “y ellos tuvieron para diez días más a partir de esa fecha por lo que recién el 8 le van a quitar el aislamiento a mi familia, porque todavía tienen posibilidades de que estén contagiados y sean asintomáticos, y puedan contagiar a alguien”.

Tranquilo y responsable 
Cuándo se le pregunta a Ambrosio qué pasa por la cabeza en los momentos de conocer el resultado y los días de aislamiento, asegura que siempre estuvo tranquilo y que “particularmente tuve mucho cuidado de no ser responsable de generar una cadena de contagios, gracias a Dios tenía durante ese tiempo de aislamiento mucha conexión con el exterior, hacíamos muchas salidas para una red muy importante del diario El Orden por lo cual tenía mucho contacto con la gente. Desde el primer día que hice pública mi enfermedad recibí muchos mensajes de solidaridad, gente que ofrecía ayuda para hacer compras o darme una mano en lo que necesitara, y también mucha contención por parte del equipo de médicos, la pediatra de mi hijita, la médica que me asignaron a mi, todos los días con llamados para ver la evolución del cuadro y una asistente social haciendo el seguimiento, todo eso te da una contención muy grande, que se necesita en un caso así, y más cuando todo es nuevo y no está escrito en ningún libro”. 

Y reafirma que por la cabeza “pasa la responsabilidad de decir que uno hizo las cosas bien para que por lo menos de mi caso no salga una bola de nieve que se haga cada vez más grande”, y también asegura que nunca tuvo miedo. “No, para nada, lo que tuve mucho respeto por la enfermedad y en principio para mi mamá que está vulnerable, que si bien no tiene ninguna enfermedad preexistente, estas que son peligrosas para combatir el virus se debe tener un cuidado especial”.

Y también comenta algunos detalles que hacen particular su proceso de recuperación. “Estaba tranquilo, si bien soy fumador y no dejé de fumar en ningún momento porque me sentía bien, soy hipocondríaco por lo que ante cualquier cosita voy al médico, a la guardia. También he sufrido ataques de pánico y durante este proceso tuve un cuadro, pero ya se lo que es, de qué se trata, y la medicación para tratarlo, pero en un momento dado me asusté por el ataque de pánico y llamé a la doctora que tenía asignada para el seguimiento de mi caso, aunque fueron unos cuarenta minutos fuertes y nada más”. 

Pasado todo, Ambrosio se entera que “ahora dicen que entre otros síntomas también está el ataque de pánico, por el encierro y todo lo que conlleva, además yo me tenía que hacer el fuerte para contener a la familia y todo lo de mi hijita, que cuando empecé a ver que la nena había evolucionado bien quizás ahí me pude sacar esa coraza de fuerte y el cuerpo me avisó de alguna manera que estaba conteniendo emociones”. 

Mensaje 
“Escuché a un médico decir que todo es Covid hasta que se demuestre lo contrario, y ese es el respeto que hay que tener para con el otro, es el verdadero sentido que uno le encuentra a la palabra empatía, porque si bien no nos damos cuenta podemos llegar a ser el que genera una bola de nieve y no se sabe dónde puede llegar a terminar, hay quienes participan o hacen reuniones de mucha gente porque total se sienten bien y les parece que no va a pasar nada, y después puede desembocar en una tragedia, entonces pasa por el grado de responsabilidad que hay que tener, si se aplica eso de que todo es Covid hasta que se demuestre lo contrario, ahí te das cuenta de que podés llegar a evitar un gran problema, si bien parece alarmista, es la conciencia que tenemos que tener cada uno para que esto no siga, entonces quedate en tu casa, si es el lugar más cómodo que tenemos”, apunta Ambrosio a manera de mensaje para reflexionar y fundamentalmente aplicar en este momento que estamos atravesando. 

De todas maneras, la libertad que ofrece sentirse bien y sin ninguna atadura a una enfermedad tiene su valor, entonces por qué no evitar contraer el virus y no perder ese privilegio, como lo grafica Ambrosio. “Y después como ahora, que empecé a salir muy de a poco sentís lo bien que te hace, porque actuaste con responsabilidad y podés volver a salir del encierro y disfrutar de muchas cosas. Pero el aislamiento ante cualquier síntoma es fundamental, y consultar, sobre todo cuando el virus está instalado, en Pringles el sistema de salud está funcionando bien y están todos con las guardias muy altas respecto a eso”.

Y hay otro paso que Ambrosio está dispuesto a dar, ya que dijo sí a la donación de plasma, “pero es muy complejo el tema, tiene todo un protocolo especial y hay que trasladarse a Bahía Blanca. Primero hay que hacer un estudio de muestra de sangre para saber si se está apto, si se tienen la cantidad de anticuerpos suficientes, y después recién someterse a la extracción, que en la región el único es en el Hospital Penna” de Bahía Blanca, hoy en día un centro de salud provincial con una gran demanda por los casos existentes en esa ciudad y localidades vecinas. 

    -0-0-0-0-0-0-0-0-0-

Los activos llegan a 61
Ayer se sumaron 4 nuevos casos positivos en Coronel Pringles y el número de infectados crece


En la jornada de ayer, Coronel Pringles sumó cuatro nuevos casos positivos de coronavirus, ascendiendo a un total de 61 casos activos al momento. Asimismo, de los 25 hisopados que habían quedado pendientes, otros tres arrojaron resultado negativo, quedaron 18 en stand by. 

Por otra parte, se informó que en las últimas horas se realizaron 18 nuevos hisopados, por lo que la cantidad de casos pendientes, en total, es de 36. En lo que respecta a los casos recuperados, ayer un nuevo vecino tuvo el alta, por lo que son 99 los que han sorteado el virus. 

Finalmente, ayer dos nuevas personas fallecieron a causa del virus y, según se informó, en esta oportunidad se trató de dos adultos mayores que se encontraban hospitalizados. 

En Indio Rico
La vecina localidad de Indio Rico continúa sin sumar casos activos ni en estudio, así como tampoco hay personas en aislamiento. De tal forma, al momento son cuatro los recuperados y tres los casos descartados. 

Recordamos que estos datos están incluidos en la tabla del reporte, la cual está adjunta a esta nota.