Conmovedoras imágenes del rescate pueden verse en la cuenta de twitter de Mamíferos Marinos UNMdP (@

La Ciudad

Entrevista a la doctora en Biología, Gisela Giardino

Devueltas al mar: a un año del rescate de seis orcas

19|09|20 08:32 hs.

Por Fernando Catalano


“Se me pone todavía la piel de gallina, la verdad que tener a esos gigantes al lado es muy impresionante y poder devolverlos al mar es súper emocionante. Fue un trabajo enorme”, recordó la bióloga Gisela Giardino a un año del hecho que fue noticia en el país y en el mundo. 

Siete orcas varadas en La Caleta, partido de Mar Chiquita, fueron asistidas por una gran cantidad de personas, entre ellos profesionales y voluntarios que se autoconvocaron. Seis pudieron ser regresadas al mar y una murió sobre la línea de la marea, y se trataría -aparentemente- del único macho del grupo. 


Rescate de 7 Orcas varadas en La Caleta


“No fui preparada para meterme al agua, iba con un mameluco, me metí con ropa, me morí de frío. Uno no sabía -cuando iba- a qué se estaba enfrentando así que salimos con lo que teníamos puesto”, describió la docente de la Universidad Nacional de Mar del Plata e integrante del grupo de Investigación Biología, Ecología y Conservación de Mamíferos Marinos, que habló con La Voz del Pueblo. 

Contó que ingresó al agua cuando vio que la gente “rodaba” a uno de los ejemplares mientras dejaba, el espiráculo -que es el orificio por medio del cual respiran- debajo con el riesgo de asfixiar al animal marino. “A veces uno siendo profesional -en la vorágine- se descuida y se olvida de la seguridad personal también”, reconoció Gisela cuyos padres nacieron en Tres Arroyos y posteriormente se radicaron en Oriente donde vivieron hasta 1988. 

“No me quiero olvidar”
“No me quiero olvidar de toda la gente que ayudó, que fue un montón, como los vecinos de La Caleta, guardafaunas de la reserva de Mar Chiquita, del laboratorio de la Universidad Nacional de Mar del Plata, de Aquarium, de Prefectura, de la Fundación Mundo Marino, Fundación Fauna Argentina, guardaparques de Mar Chiquita y Villa Gesell, bomberos de Santa Clara del Mar, guardavidas y gente autoconvocada”, expresó con gratitud,


Gisela Giardino fue criada en Oriente por sus padres (María Inés Burattini y Horacio Giardino) nacidos en Tres Arroyos, y veraneó muchos años en Claromecó en casa de sus abuelos maternos y paternos


“Fue casi todo el día, un trabajo larguísimo”, describió al repasar las intensas tareas realizadas para mantener con vida a las orcas que pudieron volver al mar. 

Qué hacer 
Gisella veraneó durante muchos veranos en Claromecó en casa de sus abuelos maternos y paternos, donde actualmente mantiene vínculos con vecinos de la localidad. 

Recordando el rescate hecho el año pasado, recomendó a pedido de este diario, qué poder hacer ante el hallazgo de un animal en la playa. Como la provincia de Buenos Aires a partir del Organismo Provincial de Desarrollo Sustentable, tiene jurisdicción sobre los animales en la playa, conformó una red de varamiento y rescate en centros de investigación que están autorizados a actuar ante estas circunstancias. 

“Lo que se debe hacer es llamar al 106 de Prefectura Naval Argentina que inmediatamente habla con el OPDS y lo deriva al lugar correspondiente”, dijo como primera medida.

Igualmente indicó que “no siempre es necesario llamar a Prefectura. A veces aparece un lobo marino o un elefante marino que está en perfectas condiciones y sólo salió a descansar; ya que está en su ruta natural de viaje salir a descansar”. 



Pero destacó que en caso de observar que el animal “está herido o muy flaco”, se debe llamar al 106 de Prefectura. “Se recomienda en todos los casos tratar de no tocarlos porque son animales salvajes que pueden transmitir enfermedades. En el caso de lobos y focas pueden ser transmisores de tuberculosis, N1H1, brucelosis. Igual que a los pingüinos, no se aconseja tocarlos, ni llevárselos a la casa o darles de comer”, precisó. 

Si es necesario reinsertar una de estas especies, entran en acción los centros de rehabilitación autorizados que en la provincia de Buenos Aires como lo es en cercanías de Bahía Blanca, FRAAM, (Fundación para la Recepción y Asistencia de Animales Marinos); el centro de rescate en Mar del Plata que pertenece a Mar del Plata Aquarium, y en la zona del Partido de la Costa, la fundación Mundo Marino.

"Si es un cetáceo habría que devolverlo al agua, pero hay que tener mucha atención porque tienen el orificio respirador sobre la cabeza. Como pasó con las orcas, la gente con muy buena intención empezaba a rodarlas para devolverlas al agua, pero al rodarlas -es como que nos metan la nariz debajo del agua- impidiendo que el animal respire. Tiene pulmones igual que nosotros, no respiran debajo del agua. Lo mismo que cuando uno intenta tirarles agua todo el tiempo, hay que tener cuidado porque ha pasado que se ahogan a los animales”, describió Gisela.