La Ciudad

.

Seis meses y distintas etapas para hacer frente al Covid-19

20|09|20 12:46 hs.

Se cumplen en la jornada de hoy seis meses desde que se inició el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio en todo el país. 


 Sucedió el 20 de marzo y en nuestro distrito, se registró el primer caso de coronavirus el jueves 9 de abril, cuando se confirmó que un vecino de Orense se había contagiado. Sin embargo, transcurrieron cuatro meses y catorce días hasta que tuvo lugar un nuevo caso. 

En todo ese tiempo, entre el primer y segundo contagio, el distrito contó con la posibilidad de ir flexibilizando las restricciones y se sumaron nuevas actividades, lo que permitió de a poco dar forma a una “nueva normalidad”. 

Retornó la actividad comercial en una mayor cantidad de rubros, porque en una primera instancia solamente trabajaban almacenes de barrio, supermercados, farmacias y ferreterías, así como estaciones de servicio, entre otros contados ejemplos. 

También se fue ampliando la producción industrial, que nunca se detuvo totalmente sobre todo por la fuerte incidencia agroalimentaria en muchas plantas fabriles radicadas en Tres Arroyos.

Se alcanzó la fase 5, el mayor rango posible dentro del esquema organizado por la Provincia, al menos durante este período. La economía mantuvo cierto movimiento, si bien algunos rubros se ven muy afectados como el turismo. Desde el lunes 7 del presente mes, se retrocedió un escalón a fase 4. 


El Covid-19 avanzó mucho en el interior de la provincia y en otros lugares del país. Ya no está concentrado únicamente en la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano. En este contexto, nuestro distrito y muchos otros –en distintos momentos- se están viendo afectados por brotes que generan mucha preocupación. 

Durante todo este tiempo, La Voz del Pueblo consultó a referentes, profesionales médicos, especialistas de otras áreas, enfermeros, pacientes que tuvieron coronavirus, autoridades municipales, provinciales y nacionales. Se dieron a conocer iniciativas solidarias, el trabajo desinteresado de muchos integrantes de la comunidad, logros científicos, ideas motivadoras, también testimonios de comerciantes o empresarios apremiados por la reducción de ingresos (siempre dejaron en claro que ubican a la salud en un lugar de prioridad absoluta, aunque pidieron apoyo para seguir con su labor). 

Entre los primeros entrevistados estuvo el doctor Gustavo Carraro, jefe de Terapia Intensiva del Hospital Pirovano. Subrayó que “cada uno de nosotros hará lo que pueda y mucho más”. 

Hubo muchos mensajes y acciones valiosas. Que invitan a seguir un camino, a dar lo mejor ante las dificultades. Compartimos cada día el informe diario de Gabriel Guerra, secretario de Prevención y Salud, referente de la comunicación sanitaria del gobierno comunal. 

Es una fecha para mirar hacia atrás, ubicarse en el presente y aportar desde el lugar de cada uno para que los efectos de la pandemia sean lo más leves posibles. Y dar relevancia a la entrega de trabajadores esenciales, que siempre estuvieron en actividad para brindar un servicio.