foto Caro Mulder

Claro, Reta y Orense

Aguardan por la lluvia anunciada para el fin de semana

Bomberos de Claromecó tienen “controlado” el fuego en el Vivero

24|09|20 08:38 hs.

El día después de un nuevo siniestro en la estación forestal contó con guardias permanentes de parte del cuerpo activo de bomberos voluntarios de Claromecó, controlando que la rotación de los vientos no genere un recrudecimiento de las llamas. 


En este contexto las brasas y pequeños focos que continuaban activos, estuvieron permanentemente circunscritos por los servidores públicos. “Estoy recorriendo el Vivero en el sector quemado, revisando un poco todos los lugares afectados para a ver cómo es la situación. Está bastante bien, tenemos dos o tres focos en lo lindero a la línea de médanos, pero están en el sector quemado, son plantas y troncos que ya se prendieron fuego ayer y están humeando y hoy tienen fuego y brasa, pero muy controlado todo”, describió el jefe de bomberos claromequense, Roberto Bancur. 

Tanto el trabajo de los servidores públicos, como las condiciones climáticas lograron que durante la jornada de ayer la situación permaneciera sin sobresaltos. “Todo el perímetro del incendio lo recorrimos en varias oportunidades, y hemos logrado -con ayuda del viento que ha soplado medio fresco y con baja intensidad- poder ir enfriando y apagando”, explicó. 


Tanto el trabajo de los bomberos, como las condiciones climáticas lograron que durante la jornada de ayer la situación permaneciera sin sobresaltos y con control de algunos pequeños focos activos


La labor de guardia en los sectores arrasados por el fuego también requirió de un dedicado trabajo para contrarrestar toda posibilidad para que el fuego se reavive. “Cada vez que vemos un humo nos vamos hasta el lugar, si tenemos acceso con mochila o con la línea desde el autobomba procedemos a tratar de apagarlo y de ir bajando todos los focos que estén activos, pero el panorama es bastante alentador, vamos bien y está todo tranquilo por acá”, insistió Bancur.

También contó cómo son las labores destinadas a mantener el control de cualquier recrudecimiento de las llamas, al sostener que “los trabajos que estamos haciendo durante el día es fijándonos en las rotaciones de viento y las intensidades para que lo que está quemado quede en este sector y no se nos salga de acá”.

Esperando que llueva 
La presencia de bomberos igual se sostendrá por estos días hasta que un efecto mayor generado por el clima, contribuya decididamente para extinguir el fuego desatado en la mañana del martes. 


Tanto el trabajo de los bomberos, como las condiciones climáticas lograron que durante la jornada de ayer la situación permaneciera sin sobresaltos y con control de algunos pequeños focos activos



En este sentido dijo que “la idea es seguir con guardia de ceniza hasta que llegue la lluvia que está pronosticada para el fin de semana. Vamos a hacer otros recorridos mañana (por hoy). Ahora está bastante controlado, está bastante bien, pero lo vamos a seguir controlando hasta poder ver que está apagado”, aseguró Bancur. 

Desde el aire 
Por su parte el director de la Estación Forestal, Carlos Carabio, planteó la puesta en marcha de un trabajo entre los sectores público y privado destinado a poder dar una respuesta más organizada ante este tipo de eventos. 

Recordamos que el de este martes resultó ser el quinto incendio en el vivero al contabilizar los ocurridos entre la noche del 31 de diciembre de 2000 y el 1 de enero de 2001; el de 2004; el más poderoso que resultó ser el ocurrido el 6 de enero de 2014; el más reciente durante la fecha de carnaval en febrero de este año, y el actual. 

El ingeniero forestal no sólo lo planteó en declaraciones periodísticas en el programa “Cosas que pasan” (Onda Uno) sino que además se lo propuso a los concejales Juan Gutiérrez y Sebastián Suhit del Frente de Todos, que ayer visitaron y recorrieron las áreas afectadas por el incendio. 

Sostuvo Carabio que es momento de organizar un protocolo de respuesta del que participen el Estado municipal, pero también particulares. Y como ejemplo mencionó la posibilidad de poder contar con un avión de los que se utilizan para fumigar, para dar respuesta desde al aire -arrojando agua- cuando el fuego ataca a lugares con poca posibilidad de acceso para bomberos y maquinarias.

De hecho mencionó un ejemplo de una aeronave de las características mencionadas que fue utilizada con ese fin en una oportunidad. “Habría que hablar de cómo hacer un ataque aéreo ante los incendios, porque a veces la superficie -como en el caso nuestro que son dunas- es muy complicado transitarlas y en el caso de las acacias -como ahora- es muy difícil entrar al monte”, explicó.

“En 2001 conseguimos un avión fumigador de uno de los partidos cercanos, era un avión italiano adaptado que al sacarle la batea, que es donde se carga el producto, la cambiabas y la podías cargar de agua y lo usabas como avión hidrante que se abastecía con un camión de agua del municipio en un campo vecino. Fue sencillo y dio un resultado bárbaro”, afirmó Carabio al describir el resultado de un trabajo que de modo espontáneo -sin organizarlo previamente- se dio hace más 19 años y resultó efectivo al ser aplicado en una emergencia.