Sociales

Ante las dificultades, una propuesta valiosa

Las puertas que abrió la virtualidad

27|09|20 21:12 hs.

Los profesores de Educación Física, alumnos de la carrera y educadores de otras áreas reinventaron sus didácticas a partir del aislamiento preventivo obligatorio y la suspensión de clases presenciales por la pandemia. 


La inspectora de la modalidad Educación Física, Carolina Costa, el jefe de área de la carrera y ex inspector del área, Adrián Parraviccini, y la directora del Instituto de Formación Docente y Técnica N° 33, Graciela Callegari, trabajaron para capacitar a los profesores de todos los niveles como así también a los estudiantes de Educación Física. 

“La creatividad de los docentes es tremenda y esta es la oportunidad de hacer una nueva escuela y muchos la han tomado”, mencionó Callegari durante una entrevista a través de la plataforma zoom.

Ante la necesidad y el primer cimbronazo que produjo la virtualidad, Parraviccini y Costa comenzaron a pensar en las herramientas de las que debían dotar al personal a su cargo. 

“¿Qué necesitaban profundizar los profesores y qué necesidad tenían los estudiantes? Así comenzó la idea”. 



Mientras el profesor y ex inspector Adrián Parraviccini grababa a través de una plataforma virtual la entrevista con La Voz del Pueblo, las restantes participantes del encuentro analizaban la importancia de tener el link disponible de cada una de las capacitaciones para volver a mirarlas e incluso para circularlas entre los diferentes grupos docentes a los que pertenecen. 

“Al empezar a armar las cátedras -como jefe de área del Instituto y en mi rol de inspección de Educación Física-, observamos la primera luz de alarma, entonces fue ver que no teníamos herramientas de la virtualidad para armar una didáctica para trabajar en aislamiento, por eso, no fue raro haber empezado por los Tecnologías de la Información y la Comunicación y con sus equipos regionales”. 

La virtualidad permitió que se abrieran muchas puertas con profesionales de la educación que hasta el momento habían sido difíciles de lograr, y este se constituyó en uno de los aspectos positivos del nuevo modo de enseñar y aprender. De las capacitaciones y conversatorios participaron personas de todo el país. 

“Echas mano al celular, al trabajo en papel tradicional, tareas que se entregan con los cuadernillos y bolsones para que los alumnos reciban también la devolución”, explicó el profesor Parraviccini. 

Asimismo, manifestó que hubo docentes que salieron casa por casa, tranquera por tranquera a llevar material para sus alumnos. 

“Se han generado redes de trabajo interdisciplinario, también entre escuelas de nivel primario y jardines”, expresó Carolina Costa, quien ejemplificó el concepto mencionando el campamento virtual que llevaron a cabo los tres Centros de Educación Física del distrito de Tres Arroyos. “Tuvimos 40 nenes del distrito, abrimos el campamento con un profe que se filmó prendiendo un fuego, armaron refugios con sábanas, con sillas en sus casas y se hizo un cancionero, los profes hacían sus actividades, para ellos y los chicos. Fue una manera de recargar energía”, señaló. 

 Las dificultades 
Los tres profesionales establecieron un fluido intercambio de ideas respecto a las dificultades que tuvo dar clases no presenciales. Coincidieron en que la conectividad y disponibilidad de contar con dispositivos tecnológicos en cada hogar fue lo que enfrentó a los docentes con el desafío cierto de incluir a todos y a todas en los procesos de aprendizaje, con los materiales que dispusieran para ello. 

“En el nivel superior, salvo problemas de conectividad, no hubo inconvenientes, en los restantes niveles estuvo la familia trabajando y ayudando a los hijos, lo que se hizo difícil, por eso los niveles de respuesta no fueron los esperados y eso nos devuelve el lugar que ocupamos socialmente”, dijo Parraviccini y agregó: “Los profesores tuvieron que modificar las clases a través del manejo tecnológico, teniendo en cuenta que en los hogares no hay en muchos casos o conectividad o teléfonos disponibles para cada miembro de la familia. En ese contexto hay que trabajar y tener en cuenta el lugar que ocupa esa tecnología”. 

 El desafío 
En el mismo sentido, la directora del Instituto Superior de Formación Docente y Técnica Nº33 aseguró que los alumnos y alumnas observan el trabajo realizado por sus docentes y, al mismo tiempo realizan sus actividades con todas las dificultades que tienen. “La educación se encontró ante el desafío de enseñar mediado por tecnología y con otro desafío que es la desigualdad de acceso a la tecnología”. 



La profesora Callegari destacó que esta nueva organización los puso en otra circunstancia que generó un cambio en el sentido de lo que hay que formar, de los contenidos, los modos de cómo se hace, cómo se llega al otro, la manera que el otro tiene para aprender y sus tiempos. “Hay tantas aulas como casas en las que viven los estudiantes y sus diversidades. Esa diversidad de la que hablamos, la inclusión que pregonamos, las teníamos adelante de la cara y debíamos hacer algo con eso, por eso cada proceso de aprendizaje es único y tenemos que trabajar con eso”. 

Ante tal circunstancia, los profesores subrayaron conceptos importantes que pusieron en debate en varias de las capacitaciones organizadas en este proceso educativo. “La evaluación tiene que ser formativa en este momento, la nota no tiene importancia, importa tomar el logro y ayudar a avanzar. Hemos roto una lógica por la necesidad de dar respuesta”, manifestó Callegari. 

En igual sentido, expresaron que para incluir a todos los educandos y educadores hay que pensar individualmente a cada alumno como a la universalización de la tecnología como herramienta del trabajo u otros recursos para aquellos que no la tienen. 

En este contexto, aparecieron oportunidades únicas como la posibilidad de escuchar a los autores con los que los profesores se formaron, hacerles preguntas y que ellos las respondan. 

Capacitaciones 
 Carolina Costa, Adrián Parravicini y luego Graciela Callegari organizaron diferentes capacitaciones, charlas, conversatorios virtuales, desde la necesidad que apareció junto con la pandemia. 

 “Observamos en los docentes de Educación Física la necesidad de ver cómo llevar adelante la clase, que es tan práctica desde la virtualidad con las pocas herramientas que teníamos”, indicó Parravicini. “Nos fue llevando el proyecto y la realidad hizo que lo continuemos durante todo el año”, agregó Costa. 

Las capacitaciones se organizaron en primer término para los profesores de Educación Física del distrito y comenzaron con cuatro encuentros en los que se abordó la tecnología como herramienta necesaria para aprender a usar programas especiales, editar videos, audios y para ello contaron con el apoyo de los referentes regionales de Tecnologías de Información y Comunicación, Waldemar De la Vega y Guillermina Martínez. 

Luego pensaron en otras charlas con un común denominador para el colectivo docente como lo fue la continuidad pedagógica y la evaluación formativa. “Hicimos esas charlas para encontrar estrategias de trabajo en ambas cuestiones”. 

“Pudimos unir la cara del autor con la tapa del libro que leímos en la Universidad o en el Instituto o en la bibliografía de las capacitaciones docentes”, expresó Costa. 

Rebeca Anijovich, Ruth Harf, Graciela Cappelletti llegaron a los zooms organizados por los profesores para tratar temas de educación general. Mientras que para abordar específicamente temáticas de la Educación Física convocaron a Diego Cavalli, Manuel Álvarez -preparador físico de la selección argentina de básquet, y la figura estelar de Domingo Blázquez Sánchez, licenciado en Educación Física, doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación, magister en educación física que trató con los participantes el tema de la evaluación en educación física. 

Durante la entrevista virtual, Parraviccini hizo hincapié en la capacidad de Costa para organizar y contactar especialistas en cada una de las materias que surgían como necesidad para abordar con los profesores y alumnos. 

Del mismo modo, también explicó que a poco de andar “nos dimos cuenta que esto era para rato, así que pensamos en que ya no teníamos que seguir dando vueltas alrededor del tema pandemia, sino que debíamos avanzar en otros de interés”. 

Fue así que pensaron en convocar a profesores tresarroyenses experimentados en trabajo con adultos mayores y con la inclusión y le dieron una vuelta de rosca a las capacitaciones, que a esa altura del año, se hacían una por semana. 

Asimismo, convocaron a profesores de la Universidad de La Plata autores de libros sobre juegos, que son de distribución masiva y gratuita. 

El equipo técnico que conduce Leda Astaburuaga intervino en la enseñanza de la evaluación y Pablo Scharagrodsky en género y sexualidad en clases de Educación Física. 

“Se abrió un escenario para pensar diferente a lo que nos ocurre cuando corremos de aula a aula. Mirar al alumno no institucionalizado, sino en el concepto de familia al que lo atraviesan un montón de situaciones que también tuvimos que aprender y tener en cuenta que se logra en otros tiempos”, concluyó.