Nahuel rindiendo su última materia.

Interés General

Remarcó la ayuda de sus docentes

Rindió de manera virtual y es el primer abogado recibido en pandemia en una cárcel bonaerense

28|09|20 22:05 hs.

Nahuel, de 44 años, se encuentra alojado en Unidad 18 de Gorina y se recibió de abogado en la Universidad Nacional de La Plata (UNLP). Así, se convirtió en el primer privado de libertad en culminar la carrera de manera virtual en el marco de la pandemia de coronavirus. 


Se trata de Nahuel quien rindió el viernes pasado “Finanzas y Derecho Financiero”, la última asignatura que le quedaba, a través de la plataforma Zoom y logró un hecho histórico: es el primer abogado que se recibió en contexto de encierro y de manera virtual. 

Nahuel logró culminar sus estudios en la órbita del Programa de Educación en Contextos de Encierro de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la UNLP, y en la misma mesa también se recibió Marcelo, un hombre de 54 años que curso sus estudios en la cárcel y ahora se encuentra en libertad.

“En esta época de excepcionalidad marcada por el aislamiento impuesto por la situación pandémica por COVID-19, este logro toma mayor relevancia, ya que conlleva un esfuerzo extra al tener que adaptarse a la modalidad virtual”, destacaron desde el Programa. 

Desde el Servicio Penitenciario Bonaerense detallaron que Nahuel y Marcelo “compartieron un mismo grupo de estudio en la previa del examen más importante” y que “los dos recibieron clases de apoyo de docentes universitarios”. 

Asimismo, señalaron que Nahuel cumple una condena por robo agravado e ingresó al sistema carcelario el año pasado. “Solo le faltaba rendir una materia para recibirse pero no quería saber nada con prepararla”, aseguraron. 

Y contaron que las autoridades se acercaron para convencerlo de que la culminara y que “también fue clave la participación de los docentes universitarios, los que se pusieron a disposición y brindaron dos clases de apoyo semanales vía zoom para resolver las dudas” del estudiante.

Ayer, luego de aprobar la última materia, Nahuel salió del aula, se quebró en llanto y agradeció a todos ellos. En tanto, el ministro de Justicia y Derechos Humanos bonaerense, Julio Alak, explicó que su caso debe ser “el norte” de la gestión en materia carcelaria y educativa. “El interno que completa los estudios universitarios no vuelve a delinquir. No hay reincidencia en las personas que logran terminar una carrera”, afirmó. 

Marcelo se recibió tras ser liberado  
El caso de Marcelo es distinto. Se encuentra en libertad desde hace algunos meses, pero comenzó la carrera de Derecho estando preso. Actualmente vive en Lomas de Zamora y tiene un emprendimiento familiar con su hermano en el que venden calzados. Tiene tres hijos de 24, 18 y 13 años. 

“¿Que más motivación puedo darles que el ejemplo? Mi hijo más chico es el que más me insiste y me dice todo el tiempo que me ponga a estudiar”, contó Marcelo. Y agregó: “Solo me quedaban dos materias y las prácticas cuando obtuve la libertad. Era algo que tenía pendiente”. 

Marcelo rindió desde Lomas de Zamora.


Marcelo, quien destacó las acciones del Programa de Educación en Contextos de Encierro del que participa, comenzó a estudiar en 2012 cuando estaba detenido en la Unidad 30 General Alvear, en la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires. En 2013 pasó a la UNLP y aprobó con 8 el curso de ingreso, y en agosto de ese año rindió “Introducción a la Sociología”, su primera materia. 

En enero de 2014 Marcelo llegó a la Unidad 9 La Plata. Enseguida se acercó al Centro Universitario. “Predicaba con el ejemplo y muchos compañeros se entusiasmaban, terminaban la primaria, la secundaria y comenzaban una carrera universitaria. El estudio te da herramientas y por eso me mantuve enfocado en eso”, explicó.
   
905 estudiantes en contexto de encierro 
En el ámbito del Servicio Penitenciario Bonaerense transitan el nivel universitario 905 personas privadas de libertad luego de acuerdos convenidos con las Universidades Nacionales de La Plata, Mar del Plata, San Martín, del Sur y del Centro.


Nahuel destacó la ayuda de autoridades y docentes


Desde la Dirección Provincial de Políticas de Inclusión del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires explicaron que “estudiar una carrera universitaria en contexto de encierro y llegar a recibirse implica recorrer un camino prolongado, principalmente basado en el esfuerzo personal, pero también en las apuestas institucionales sostenidas de la universidad pública en las cárceles”. 

Y luego agregaron: “Uno de los estudiantes se recibió ya habiendo obtenido la libertad, lo que da cuenta de la posibilidad -promovida por políticas de acompañamiento- de sostener las trayectorias educativas en el posencierro”. (DIB) MT