Hace algunas semanas se entregaron los plantines de frutillas a algunos de los chicos participantes

La Ciudad

Iniciativa de huertas escolares

La pandemia no frenó “Sembrando futuro”

04|10|20 09:29 hs.

“Sembrando futuro” siempre da buenas noticias. En su inicio fue por la gran aceptación que tuvo la propuesta. En los siguientes años por el interés de sumarse demostrado por las escuelas y por los beneficios alcanzados. Y la cuarta edición, que tenía todo para perder por el contexto de pandemia, también dio la nota: muchos chicos aceptaron con ganas hacer las huertas en sus casas y la misión del programa impulsado por la Cooperativa Rural Alfa volvió a dar sus frutos. 


El proyecto debió adaptarse a la emergencia sanitaria y, como los chicos no están yendo a clases, la ingeniera Ana Jensen -la madre del programa- les propuso a las directoras de las escuelas participantes que los chicos hicieran las huertas en sus casas. “Y hubo una buena cantidad de chicos que aceptó. Esa idea prendió muy bien. Entonces, Ana preparó en abril sobres con semillas de acelga y videos tutoriales sobre cómo preparar la tierra y cómo sembrar”, cuenta Juan Ouwerkerk, presidente de la cooperativa. 


Uno de los rabanitos cosechados en la casa de uno de los alumnos


Tan buena fue la aceptación de los chicos de las escuelas participantes, que son la 4, 7, 27, 48, 56 y CEC, a las que luego se sumaron la 5 y la 18, que luego de la siembra de la acelga quisieron continuar con otras variedades. “En ese momento nos encontramos con el problema que el programa ProHuerta del INTA, que es quien nos proveía de semillas, se había quedado sin stock. Entonces nos contactamos con una cooperativa de la provincia de San Juan dedicada a hacer semillas para verduras y hortalizas, y pudimos comprar 200 kits en los que vienen 10 variedades distintas”, recuerda Juan. 

Se repitió el proceso: se le entregaron las semillas a los chicos y Ana hizo tutoriales para que pudieran realizar las siembras en sus casas. “La respuesta de los alumnos fue muy buena y empezaron a mandar videos y fotos de lo que estaban haciendo”, indica con satisfacción el titular de la Alfa. 

La cooperativa decidió hacer un sorteo entre todos los que habían enviado videos y fotos y a los ganadores se les entregó plantines de frutillas para que puedan sembrarlas en sus huertas. 


La huerta en la casa de otro de los chicos, lograda gracias a los tutoriales hechos por la ingeniera Ana Jensen


Además, por estos días se están produciendo en la Escuela Agropecuaria, como parte de las propuestas del programa, plantines de tomate que van a ser distribuidos con los bolsones de comida que entregan las escuelas cada 15 días a sus alumnos. 

La pandemia también hizo que se alterara la última etapa del “Sembrando Futuro”. Este año no habrá viaje para las escuelas con la mejor huerta ni tampoco el acto final con todos los participantes. 

“Hemos decidido sortear tres tablets entre todos los chicos que participan del proyecto. Con eso buscamos aportar para que los chicos puedan tener conectividad en caso de que esta situación se extienda más en el tiempo”, dice Ouwerkerk.