El desarrollo biotecnológico es el resultado de una colaboración público-privada de más de 15 años

El Campo

Producido por Bioceres

Argentina aprobó el primer cultivo de trigo transgénico del mundo

08|10|20 09:14 hs.

La empresa Bioceres anunció ayer que recibió la aprobación regulatoria por parte del Ministerio de Agricultura de Argentina de su tecnología HB4® para el cultivo de trigo, una tecnología de tolerancia a sequía única a nivel mundial. 


Sin embargo, la empresa no venderá semillas hasta que no sea aprobado por Brasil. “Estamos orgullosos de comunicar que Bioceres recibió la aprobación regulatoria por parte del Ministerio de Agricultura de Argentina de su tecnología HB4® para el cultivo de trigo, una tecnología de tolerancia a sequía única a nivel mundial”, manifestó la empresa en su cuenta de twitter.

“La comercialización de trigo HB4 en Argentina se encuentra condicionada a la aprobación para importación por parte de Brasil, país que compra aproximadamente el 85% del trigo que consume a Argentina”, explicaron desde la empresa. 

El desarrollo biotecnológico es el resultado de una colaboración público-privada de más de 15 años entre la empresa y el grupo de investigación de la Raquel Chan (Conicet-Universidad Nacional del Litoral), responsable del descubrimiento. 

Las variedades de trigo HB4 son desarrolladas por Trigall Genetics, un joint venture entre Bioceres y Florimond Desprez de Francia, una de las empresas líderes a nivel mundial en genética de trigo.

“Ardua negociación” 
La decisión de la autoridad regulatoria argentina se da luego de la aprobación de HB4 en soja, que ya fue otorgada en los países de mayor producción mundial de este cultivo, incluyendo Argentina, Estados Unidos, Brasil y Paraguay, que representan aproximadamente el 80% de la producción global de soja.

En el caso del trigo, durante el gobierno anterior, el Ministerio de Agricultura había sido reticente a aprobar la tecnología, al asegurar que se requería del visto bueno de los países importadores -en especial Brasil- para su habilitación en el país.

La tecnología, ya tenía los permisos del Senasa y de la Comisión Nacional Asesora de Biotecnología Agrícola (Conabia), pero faltaba el permiso del área de Mercados del Ministerio de Agricultura de la Nación. Además, el proceso desregulatorio del trigo HB4 ha sido iniciado ya en Estados Unidos, Uruguay, Paraguay y Bolivia. 

La Compañía también se encuentra preparando presentaciones para Australia y Rusia, así como en otros países de Asia y Africa. Bioceres nació en 2001 con 23 productores y superó rápidamente los 300 socios. 

Entre otros, uno de sus principales accionistas minoritarios es el empresario Hugo Sigman, que tiene el proyecto para producir en el país con Mabxience el principio activo de la vacuna de Oxford-AstraZeneca contra el Covid-19. Sigman tiene en torno del 10% en Bioceres. 

Salto tecnológico 
En lotes de producción y ensayos a campo llevados a cabo durante los últimos 10 años, según la empresa, la nueva tecnología brinda un aumento de productividad cercano al 20% en condiciones promedio de producción y del 40% o más ante situaciones como de sequías extremas. La incidencia de este fenómeno ha aumentado su frecuencia en el contexto del cambio climático global, afectando cada vez más la estabilidad de los ecosistemas agrícolas.

    -0-0-0-0-0-0-0-0-0-
“Un hito para nuestra ciencia”
“El Grupo está muy contento ya que venía luchando, invirtiendo y confiando en esta tecnología. Es un hito para la ciencia argentina a partir de un desarrollo de una investigadora argentina del Conicet, que luego lo toma una empresa privada para llevarlo al mercado… Esto es lo mejor que pudo suceder cuando hablamos de la vinculación público-privada”, destacó Ricardo Yapur, presidente de Rizobacter Argentina, empresa del Grupo Bioceres, refiriéndose a la investigación de la bioquímica Raquel Chan, del Instituto de Agrobiotecnología del Litoral (Santa Fe). 

Según el directivo, este avance que dio el Gobierno también será reconocido a la brevedad por el mundo y, en particular, por los compradores de trigo argentino. “Esta aprobación es ad referendum de lo que diga Brasil, el principal comprador de trigo, y de la misma forma que está pasando con la soja y China”, explicó en declaraciones a Infocampo. 

Hasta el momento, la empresa viene trabajando en la multiplicación de variedades de trigo y soja HB4, bajo identidades preservadas y, este año, se están viendo claramente los beneficios de la tecnología de tolerancia a la sequía. 

Por esto aumentaron las consultas de productores, confiesan desde la empresa. “Esta noticia, en el plano local, nos llega en un momento internacional muy bueno porque este proceso de aprobación está avanzando en Brasil, pero también avanza en Uruguay, Paraguay, Bolivia y Estados Unidos”, destaca Yapur. 

Entre los aspectos que destaca el directivo, detrás de este hito, “el trigo HB4 hay llevarlo al mundo como una tecnología que permite producir más con menos. La tolerancia a la seca que porte permite cumplir con este objetivo”.