“Si uno se maneja bien, con los años va ganando clientes", dice Gancedo

La Ciudad

Sergio Gancedo, en el Día del Martillero

“Desde los seis años ya tenía decidido ser martillero público”

11|10|20 11:24 hs.

“Para mí es una vocación como la que tiene el médico. Algunos lo eligen como una opción, yo lo elegí por vocación. Desde los seis años tenía decidido que iba a dedicarme a esta profesión. Tenía la idea fija”, asegura Sergio Gancedo al ser consultado por cómo y cuándo definió ser martillero público. 


Su historia y sus experiencias en la profesión que hoy está celebrando su día en todo el país.

- ¿Qué fue lo que pasó a los seis años para que ya pensaras en ser martillero? 
- Porque conocí al que fue un gran referente, Néstor Colantonio. Mi abuelo fue productor agropecuario y le llevaba toda la papelería a él, entonces yo lo acompañaba a la oficina y me fui enamorando del lugar y de la profesión, de lo que hacía Néstor. Siempre me gustó el discurso, estar arriba de un banco… Y es una actividad que ejerzo con mucho gusto. 

- Pero no te dedicaste a esto de entrada. 
- Terminé el secundario y empecé a trabajar en otra actividad, de empleado, y a medida que fueron transcurriendo los años me decía que tenía que cumplir con mi vocación. Mi objetivo era poder dedicarme a esta profesión. Y así fue, de grande estudie y me recibí de martillero, después me matriculé y empecé a trabajar. El 1° de octubre de 2006 arranqué con la inmobiliaria. 

- ¿Te costó el inicio?
- Era animarse a desarrollar la actividad. En esa época no era tanta la competencia que había, hoy es distinto, hay mucha más. Aunque igualmente era pelear contra los más grandes. El arranque era complicado. Pero en los primeros meses uno va adquiriendo experiencia y siempre tuve muy buena relación con todos los colegas, y más con los más viejos. De ellos he aprendido y he sacado el ejemplo a seguir. 

- ¿Cuál fue uno de los martilleros que te marcó? 
- Mi primer trabajo después de haber egresado de la secundaria fue en la casa martillera Ferrari y Compañía -que hoy es Consignataria Ferrari-, de la cual tengo los mejores recuerdos. Y Pelusa Ferrari, que era el titular de la firma, era un ejemplo de martillero. De él aprendí muchas cosas que aplico en la profesión y en la vida. Ese trabajo fue como una escuela para mí. 

- ¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo? 
- Me gusta el trato con la gente, gestionar, mostrar las propiedades. Yo disfruto todo. Y después de concretar un negocio uno siente satisfacción. No es sólo el hecho de tener una remuneración, sino de haber realizado una buena tarea. Me ha pasado que después te encontrás con gente que ha comprado una casa y te dice “gracias por el buen negocio que me hiciste hacer”. Eso es muy lindo. Yo en 14 años casi no tuve sinsabores. 

- ¿Siempre tuviste la oficina en tu casa?
- Si, siempre. Esto es muy familiar. Cuando no estaba yo atendían mi señora y mi hijo. Nunca me quise mudar a otra oficina más grande, porque a la par yo tengo otras actividades. Entonces creo que así está bien. 

- ¿Cómo está el mercado inmobiliario hoy? 
- Hay una demanda tremenda de alquileres, pero no hay oferta. Sí hay muchas casas a la venta, pero no para alquilar. También hay una fuerte demanda en arrendamientos de campo, pero tampoco hay campos para arrendar. En lo que se refiere a compra-venta de campos son contadas las operaciones que surgen en el año, y por ahí no se hacen a través de las inmobiliarias, si no que la hacen personas que ejercen en forma ilegal la profesión. Y eso nos da rabia porque no se puede controlar. 

- ¿Quiénes son los que hacen esos negocios? 
- Hay intermediarios y también colegas nuestros que se han recibido, pero no se han matriculado en el Colegio. El común de la gente no sabe el riesgo que corre al hacer operaciones con una persona que no está habilitada para la profesión, porque al no estar registrada le es muy fácil lavarse las manos. En cambio, los que estamos matriculados damos las garantías de que el negocio se va a concretar de una forma seria y con todas las de la ley.

Por ejemplo, en mi caso yo siempre hago los boletos en una escribanía y así el que vende y el que compra tienen la seguridad de que está todo certificado y en orden. Ese filtro también lo uso para que no ocurra nada raro ni un negocio poco trasparente. Siempre me manejé con mucha honestidad y soy de esa generación que le da valor a la palabra. Yo doy mi palabra y la cumplo. 

   -0-0-0-0-0-0-0-0-

La Asamblea de Tandil 
El día del Martillero Público fue fijado el 11 de octubre, como homenaje a la Asamblea Constitutiva de pioneros y forjadores de la profesión, realizada en la ciudad de Tandil el 11 de octubre de 1943 con la intención de formar una Asociación, Federación o Colegio de Martilleros y Corredores Públicos. 



El 22 de diciembre de 1945 en Asamblea organizada por la Federación Argentina de Entidades de Martilleros se declaró “Día del Martillero Público” el 11 de octubre, en conmemoración de aquella originaria Asamblea que significó su fundación. 

En agosto de 1986, la Federación Argentina de Entidades de Martilleros y Corredores Inmobiliarios (FAEMCI), se declaró que también el 11 de octubre quedaba fijado como “Día del Corredor Inmobiliario”.

Los fines fundamentales de la colegiación obligatoria son el gobierno de la matrícula y la potestad disciplinaria para el contralor de los actos profesionales que llevan a cabo los martilleros y corredores públicos, por delegación expresa que ha hecho el Estado a través de una Ley específica para ello. 

Al Consejo Superior del Colegio de Martilleros también compete expedirse e interpretar la ley en los casos sometidos a su consideración. 

Colegio bonaerense 
El Colegio de Martilleros y Corredores Públicos de la Provincia de Buenos Aires, se integró inicialmente con los Colegios Departamentales de Azul, Bahía Blanca, Dolores, Junín, La Plata, Mar del Plata, Mercedes y San Nicolás. 

El Colegio de Martilleros y Corredores Públicos de la Provincia de Buenos Aires, se integró inicialmente con los Colegios Departamentales de Azul, Bahía Blanca, Dolores, Junín, La Plata, Mar del Plata, Mercedes y San Nicolás. 

Posteriormente, y como consecuencia de la reforma del Mapa Judicial, se fueron incorporando el Colegio Departamental de San Isidro, al celebrarse la Asamblea Constitutiva el día 18 de septiembre de 1965; luego el Colegio Departamental de Trenque Lauquen con fecha 30 de noviembre de 1969; el Colegio Departamental de San Martín lo hace en razón de la Asamblea celebrada el día 25 de marzo de 1972; el Colegio de Morón se incorpora el día 10 de junio de 1972; el Colegio de Lomas de Zamora procede a celebrar Asamblea constitutiva el día 24 de marzo de 1973 y los Colegios Departamentales de Necochea, Zárate-Campana y Pergamino lo hacen luego de sus respectivas Asambleas en fecha 1° de octubre de 1988, 10 de noviembre de 1988 y 4 de diciembre de 1988, respectivamente.

El Colegio de Quilmes se constituye el día 24 de marzo de 1990 y por último el Colegio de La Matanza como consecuencia de la Asamblea constitutiva del día 21 de octubre de 1995.