Víctima. A María Florencia Santa Cruz (30) la mataron el 31 de marzo de este año

Policiales

Femicidio al inicio de la pandemia

Un jardinero va a juicio acusado de violar y matar a la hija de un comisario

13|10|20 10:25 hs.

Un jardinero irá a juicio acusado de violar y asesinar en la localidad bonaerense de Tigre a la hija de un comisario retirado de la policía bonaerense y de intentar montar la escena de un suicidio, en lo que, informaron fuentes judiciales. 


Se trata de Santiago Ezequiel Hernández (32), quien será juzgado por el femicidio de su vecina María Florencia Santa Cruz (30), ocurrido el 31 de marzo pasado en el mencionado partido del norte del conurbano bonaerense. 

El fiscal Diego Callegari, titular de la UFI Especializada en Violencia de Género de Tigre requirió en julio la elevación a juicio de la causa y a poco más de seis meses de ocurrido el hecho, ya salió sorteado para el debate el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 7 de San Isidro, integrado por los jueces María Coelho y Alberto Gaig. 

Si bien por la gravedad de la imputación Hernández tenía derecho a optar por un juicio por jurados, el acusado ya manifestó que prefería ser juzgado por un tribunal colegiado. “Estamos en la etapa de presentación de pruebas, lo más probable es que el juicio se realice recién el año que viene”, afirmó un vocero judicial. 

Callegari le imputó a Hernández los delitos de “abuso sexual agravado con acceso carnal seguido de muerte” y “homicidio doblemente agravado por haber sido cometido con alevosía y por mediar violencia de género”, que prevén como única pena la prisión perpetua. 

El cuerpo de Santa Cruz apareció alrededor de las 3 de la madrugada del 31 de marzo pasado, a 11 días de iniciado el aislamiento, social, preventivo y obligatorio por la pandemia, colgado de un alambrado y con una campera alrededor del cuello, en las calles Benito Lynch y Acceso Tigre del barrio Los Tábanos.

Los efectivos de la comisaría 1ra. de Tigre que descubrieron el cadáver pensaron en un primer momento que podía tratarse de un suicidio, pero también advirtieron que la víctima estaba semidesnuda -sólo tenía colocadas una remera y un par de zapatillas-, y a unos metros aparecieron tirados su pantalón y ropa interior.

La clave de la investigación, encabezada por el fiscal Callegari y por su colega Mariela Miozzo, estuvo en la autopsia que descartó el suicidio y confirmó el crimen y en el análisis de las grabaciones de ocho cámaras del Centro de Operaciones Tigre (COT) con las que pudieron reconstruir los movimientos previos de la víctima y descubrir que hasta allí no había llegado sola, sino acompañada por el imputado Hernández.

Las imágenes captaron el momento en que Santa Cruz llegó al lugar en el que falleció a las 0.43 acompañada de un hombre que estaba con el torso desnudo, con una remera roja colgada al hombro y con una bermuda. (Télam).