La aprobación del trigo transgénico tolerante a sequía quedó condicionada a la aceptación de Brasil

El Campo

Alegan que generará un riesgo económico extraordinario

Críticas y polémica por la aprobación del cultivo de trigo tolerante a sequía

13|10|20 10:55 hs.

La decisión del Gobierno de aprobar de manera condicional el trigo transgénico tolerante a sequía desarrollado por Bioceres generó una gran polémica y también despertó elogios y críticas. El Comité Ejecutivo de la Asociación Argentina de Trigo (Argentrigo), que integran exportadores, molinos, productores, acopiadores, la Bolsa de Cereales de Bahía Blanca y la Asociación de Protección de las Obtenciones Vegetales (Arpov), se reunió y se habló de la “preocupación” en actores de la cadena ante la reacción de los mercados compradores por la autorización. 


Un comunicado elaborado por 16 instituciones del sector agroindustrial emitió un duro comunicado advirtiendo que la aprobación generará “un riesgo económico extraordinario”. 

“El Ministerio de Agricultura debe asumir las responsabilidades de las consecuencias directas que pueden generar costos económicos y comerciales para todos los productores de trigo, así como para todos los eslabones de comercialización y transformación interna y de exportación”, advirtieron las bolsas de cereales y comercio de Buenos Aires, Bahía Blanca, Córdoba, Chaco, Entre Ríos, Santa Fe, Rosario, la Cámara de Industriales Molineros, el Centro de Exportadores de Cereales, Centro de Corredores, Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Coninagro, Federación Agraria (FAA), Federación de la Industria Molinera (FAIM), Sociedad Rural Argentina (SRA) y Federación de Centros y Actividades Gremiales de Acopiadores. 

Las entidades firmantes aclararon en primer término que “apoyamos la ciencia nacional, la innovación tecnológica y los servicios que se siguen realizando en nuestro país, con vocación de aportar al desarrollo económico y social, y protegiendo el ambiente”. 

“No tenemos dudas que el trigo HB4 no tiene riesgos ambientales ni de salud pública, y que el SENASA y la CONABIA han realizado sendos estudios técnicos que así lo confirman”, agregaron como para dejar la postura que lejos están de la innovación y los avances tecnológicos.

Sorpresa 
Para luego sí, plantear que “llama la atención que el Gobierno decida de forma unilateral, sin consultar a los representantes de la cadena del trigo, la aprobación comercial. Más aun, muchos de nosotros remitimos notas con aportes y opiniones al Ministro de Agricultura y no se recibió respuesta alguna. Es nuestro deber económico y social, defender a la cadena del trigo frente a riesgos comerciales que puedan ocasionarse”. 

En el escrito, describen los riesgos que, entienden, generará la comercialización del trigo HB4. “El mercado mundial del trigo alcanza las 175 millones de toneladas anuales y el de harinas a los 18 millones y los dos en su totalidad son no transgénico, condición que lo diferencia de los mercados de maíz, soja y algodón. En varios países del mundo se intentó hace años, lanzar eventos en trigo que no pudieron prosperar debido a la reacción negativa de los mercados compradores. Es por ello que esta aprobación reviste condiciones especiales y altamente riesgosas”. 

Mercados 
El gobierno puso una única condición, que es la aprobación previa de Brasil. “Desde hace ya varios años, las exportaciones de trigo argentino han diversificado los destinos pasando de exportar a 23 mercados en 2015 a 54 países en 2019 y se espera que se sigan ampliando los mercados. Esta diversificación de los mercados es estratégica porque reduce la dependencia al concepto de mono-mercado y permite que la Argentina mantenga precios competitivos para sus productores, así como mejore el ingreso de divisas en los meses críticos donde el trigo es la única fuente de ingreso para el país”. 

En este sentido, manifestaron: “La diversidad requiere que nuestro país deba monitorear y aguardar la aprobación de eventos biotecnológicos en más de un destino relevante para nuestras exportaciones de trigo, únicamente en aquellos países que tienen marco regulatorio en la materia”. 

Según las estadísticas que presentaron, en 2015, el 86% de las exportaciones argentinas de trigo se dirigían a Brasil, “con lo cual parecía razonable mantener una política espejo con dicho país a la hora de aprobar eventos en ente producto”.

Ahora, Brasil representa cerca del 45% del total de ventas de trigo al mundo. Es decir, que son muchos los actores con los que hay que acordar o satisfacer. 

Por otra parte, el mercado argentino no tiene experiencia en consumir trigo transgénico, “y ya existen pedidos de parte de empresas alimenticias nacionales e internacionales que operan en nuestro país, de comprar únicamente harina o trigo no transgénico”. 

Daño 
Para los firmantes, a partir de lo descripto, “el uso comercial nacional del trigo HB4 impactará en los precios y abastecimiento de trigo en el país. El daño que se produciría al mercado de trigo argentino sería irreparable e irreversible, toda vez que la contaminación se propagará y la segmentación resulta inviable. Se pondría en riesgo los esfuerzos conjuntos (público / privado) realizados para consolidar nuevos mercados y expandir fuertemente las exportaciones”.

Y agregaron: “No sólo se ponen en riesgo las exportaciones de trigo y harina, sino también de pellets, almidón, gluten, panificados, fideos y todos los productos del segundo procesamiento donde existen miles de PYMEs que actúan en esta cadena”.   

    -0-0-0-0-0-0-0-0-

“Escandalizado”
Fernando Rivara, presidente de la Federación de Acopiadores de Granos, dijo estar “escandalizado” por cómo, “el ambiente agropecuario está manejando esto”.

“Estoy viendo un desastre porque nadie quiere un trigo transgénico en el mundo. Hay productos transgénicos que no tienen mercados. ¿Nadie se preguntó por qué Estados Unidos no tiene un maíz pisingallo transgénico (se usa para pochoclo)?", señaló Rivara. 

“Nadie habla de la tecnología, no vas a escuchar una sola crítica. El Gobierno de Brasil puede llegar a admitir porque no tiene riesgo para la salud, pero el tema es si lo va a comprar”, dijo el dirigente de acopiadores. 

El trigo argentino llega a Brasil con una protección arancelaria del 10% frente al cereal de otros orígenes. Según Rivara, esto le da una “posibilidad” a Brasil para anular ese beneficio.