| Secciones
| Clasificados
VIERNES 24.05.2024
DÓLAR HOY: $874 | $931
DÓLAR BLUE: $1250 | $1280

Los que se fueron este año

Durante este 2017 se fueron de esta vida terrena personas muy representativas en la sociedad tresarroyense. Ya que tanto en la educación, la vida comercial, comunitaria, el deporte, los medios y hasta la función pastoral tuvieron significativas pérdidas. Una pequeña reseña de cada uno de ellos acompañamos a continuación.

Crisanto «Tito» Martínez

Se acalló un micrófono 
Con el fallecimiento de Crisanto «Tito» Martínez el 26 de junio, Claromecó despidió a quien fue impulsor de una radio emblemática de la localidad -la RCC-, que le dio voz a los vecinos y permitió generar espacios para la difusión de actividades comunitarias. 
Radio Comunidad Claromecó nació el 25 de mayo de 1989. Tito había sido viajante de fotografía y de manera fortuita llegó al principal destino turístico del partido de Tres Arroyos. En 1988, su hijo Pablo tenía que hacer una tesis en su carrera y el desafío fue construir un equipo transmisor de frecuencia modulada y allí nació la radio. 
 Tito fue, sin dudas, un referente de la comunicación en la localidad, quien además supo ganarse el aprecio de quienes conforman el equipo de trabajo de la emisora. 

Alberto Salim

Comerciante de ley 
Alberto Salim falleció el pasado 5 de agosto. Fue un formador de su propia empresa mayorista de almacén desde sus principios. Luchador tenaz y emprendedor como pocos supo edificar desde su comercio ubicado al 1000 de la avenida Rivadavia una empresa familiar. Desde joven formó parte de diferentes comisiones e instituciones de nuestra ciudad destacándose su participación en la Sociedad Siria. En 1969 se casó con Nora Micheli con quien tuvo tres hijos uno de los cuales, Guillermo, es además de profesional como sus otros hermanos concejal del Movimiento Vecinal de Tres Arroyos. 

Domingo «Grasa» Morresi

Esta vez falló el bochazo 
El 25 de septiembre y luego de pelearla duro fallecía Domingo «Grasa» Morresi, un ícono de las lisas y rayadas tresarroyense. De sonrisa fácil y ni que hablar su estridencia, El Grasa -como se lo conocía en la CELTA- o Mingo, el más popular de los dos en el mundo del deporte siempre lo tuvo como protagonista. 
Apasionado y fogoso, tal su estridente vozarrón y su carácter afable era protagonista no importaba el lugar donde estuviese. En el deporte hablar de Domingo Morresi es relacionarlo con Argentino Junior, el club que lo tuvo como protagonista ya que fue primeramente jugador de fútbol e integrante de un equipo glorioso del Bichito del ’69. Cuando Huracán fuera campeón y Argentinos subcampeón e invicto. 
Al poco tiempo serían las bochas lo que llamarían su atención y de la mano de Raúl «Mudo» Sabadini se iniciaría en este deporte defendiendo los colores del Bicho, Huracán y Club de Pelota. En esta disciplina sería campeón oficial individual, por parejas y por tríos e integró en varias oportunidades la selección local de bochas junto a otro grande de las lisas y rayadas César «Quito» Colantonio y Aldo Aristemuño.  
Rubén Suhit, un periodista múltiple 
El 1º de octubre se produjo el fallecimiento, en Mar del Plata -donde residía desde hace muchos años- del periodista Rubén Suhit. Una enfermedad sorpresiva segó su vida en no más de 60 días. Rubén Suhit formó parte de la planta de personal de la CELTA durante varios años. 
Pero además, su interés en la labor deportiva y su difusión, lo llevaron a fundar -junto a Ricardo Héctor Guido y Eduardo Maschi- el Círculo de Periodistas Deportivos de Tres Arroyos. Fue colaborador de los equipos de Deportes del diario LA VOZ DEL PUEBLO, donde era recordado por su contracción a las estadísticas de las que era verdadero «artesano». 
También comentaba y escribía en un par de revistas semanales que se editaban sobre deportes -una de ellas de su propiedad- además de integrar el equipo de LU 24. 

Ethel Gómez

Una docente apasionada 
 Con la desaparición de Ethel Gómez, el 23 de octubre, la educación perdía una verdadera luchadora del gremio SUTEBA. Docente por vocación durante muchos años supo desde el aula ganarse la simpatía de sus pares a tal punto que este gremio la tuvo durante muchísimos años como su secretaria general en nuestra ciudad y delegada a los congresos provinciales. 
También la política la encontró como militante activa desde el Partido Intransigente. Era muy común verla en acaloradas discusiones defendiendo los principios de don Oscar Alende. Una compañera de la docencia -Alicia Hurtado- se refirió a su persona en una Carta de Lectores enviada al diario indicando: «Uno podrá o no estar de acuerdo con sus ideas, podrá pertenecer al sindicato que ella ayudó a formar en Tres Arroyos o no, lo que nadie podrá negar es que fue una mujer comprometida con sus ideales, a los que defendió a capa y espada».
«Muchos años después de haberse jubilado como inspectora, Ethel seguía batallando dentro del gremio, cuando la mayoría de quienes nos jubilamos tratamos de alejarnos de horarios, obligaciones, responsabilidades. Ella cumplía horarios, se subía al micro para ir a reuniones en La Plata o Buenos Aires, militaba, ésa es la verdad».  

Américo Marcelo Delgiorgio

Un pastor de la vida 
Américo Marcelo Delgiorgio era tresarroyense de cuna y por elección. Nació en nuestra ciudad el 18 de mayo de 1958, donde falleció el pasado jueves 29, luego de haber sufrido a mediados de este último año un accidente cerebro vascular que lo llevó inmediatamente a terapia intensiva, sin recuperación posterior. 
Delgiorgio estudió teología en el Seminario Internacional Teológico Bautista, donde se recibió en 1985. Sirvió durante más de una década en diversas congregaciones y ámbitos de las iglesias bautistas, espacio del que se alejó por razones personales. 
Se integró a la Comunidad Cristo Vive de las Iglesias Reformadas en Argentina, donde fue reconocido como pastor. Antes de su problema de salud se encontraba en Allen, Neuquén, realizando la última parte del vicariato con la idea de recibir la ordenación al Ministerio Pastoral dentro de la Iglesia Evangélica del Río de la Plata (IERP).
«Si algo caracterizaba a Marcelo eran su pasión y su compromiso. Pasión por el proyecto de Dios revelado en Jesús y celebrado en la comunidad de fe, que era el espacio que él más amaba y en el que se sentía pleno. 
Y compromiso con la vida y con la dignidad de cada ser humano», manifestó el pastor Gerardo Oberman, presidente de la Junta Directiva de las IRA, que además agregó que como cristiano socialista, siempre estuvo del lado de las causas nobles: «los derechos humanos, los reclamos de trabajadores despedidos… no obstante estas características, también era sensible y siempre se hacía espacio para estar cerca de las personas que precisaban un abrazo, una palabra de consuelo, una oración», sintetizó. 
COMENTARIOS

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

OPINIÓN

COMENTARIOS
TE PUEDE INTERESAR