| Secciones
| Clasificados
Tres Arroyos, SÁBADO 18.05.2024
// 15.1°C
DÓLAR HOY: $870 | $928
DÓLAR BLUE: $1090 | $1120

La productividad del Concejo

Los presidentes de los tres bloques que integran el cuerpo deliberativo reflexionaron sobre el trabajo en el ámbito legislativo realizado en 2022. Opinaron Werner Nickel (Movimiento Vecinal), Daiana De Grazia (Juntos) y Graciela Callegari (Todos)


– ¿Qué análisis hace de la productividad que el Concejo Deliberante tuvo en 2022?

Werner Nickel (Movimiento Vecinal)
El 2022 no escapó a la realidad que en el Concejo Deliberante y en la política en general se viene viviendo en los últimos años. 
Son años difíciles para la política, por la actualidad social y económica que nos toca vivir; por la coyuntura actual de un país que no logra despegar, a pesar del esfuerzo y el trabajo incansable de su gente, por la idiosincrasia de sus gobernantes que muchas veces eclipsados por sus ambiciones personales se olvidan y se alejan de la gente. 
Y como jamás se nos hubiera ocurrido pensar, situaciones que antes correspondían a otras esferas políticas, nacionales o provinciales, hoy las vivimos y sufrimos en carne propia, aquí en Tres Arroyos, en nuestra patria chica. 
Y cuando digo sufrimos, me refiero a nosotros, los políticos locales, los actores principales y responsables directos, pero fundamental y lamentablemente también lo sufre la gente, el vecino. 
 Allá por los años 84-85, cuando un grupo de tresarroyenses, concientizados que desde muchos años atrás las aspiraciones de la población no habían encontrado pleno cauce de realización, consustanciados con los principios democráticos y federales, y convencidos que la única forma de hacerlos valer era comenzando a aplicarlos en la comunidad donde vivían, así lo dice su declaración de principios, decidieron fundar al Movimiento Vecinal, lo que buscaban era justamente eso, desapegarse de las controversias propias de la política instauradas por los partidos tradicionales y transformarse en el instrumento de participación activa y real de los vecinos del Partido de Tres Arroyos. 
Hoy, el agua del río ya llega a Tres Arroyos. Y así, las mezquindades políticas, las ambiciones personales, el sálvese quien pueda, llegó a la política local y al Concejo Deliberante. 
Cuesta, a partir de allí, elaborar consensos y ello dificulta el desempeño de nuestra función genuina como concejales, legisladores, que es la de generar normas que establezcan el perfil de las política a nivel local. 
Por ello, deseo fervientemente que tanto 2023, así como los años venideros, nos encuentre con la sensibilidad justa y con la claridad mental suficiente que nos permita desde el consenso y trabajando juntos, delinear políticas de Estado que perduren en el tiempo y tengan como único rédito el bienestar de todos los tresarroyenses. 
Graciela Callegari (Todos) 
No sé, en primer término, si la categoría productividad es la adecuada para referir lo que se construye en un ámbito legislativo. Porque legislar no es una cuestión de cantidad de normas sino de lo que responde a las situaciones que deben ser reguladas y o acompañadas desde un cuerpo deliberativo.
Este año se concretaron normas muy importantes como la que regula las fiestas masivas, una cuestión que constituía una vacancia y sobre la que era necesario establecer normas y también se aprobó una nueva ordenanza de nocturnidad. Al comienzo del año estos eran dos problemas que aparecían como centrales en la demanda. 
 También se aprobaron ordenanzas que aportan a la regularización catastral, otro problema que además de colocar a los vecinos en situaciones de incumplimiento, dificulta al municipio la acertada determinación de los cobros de tasas; también legislamos sobre el control de fachadas en edificios en altura que a través del tiempo ocasionan riesgos para las personas. Se contribuyó a las modificaciones solicitadas por comisiones especiales, como la de la ordenanza del Observatorio Nutricional, la adhesión a la Resolución 2740/03 con el pedido de contar con una Oficina Antisiniestral en Tres Arroyos. 
El trabajo deliberativo lleva un tiempo importante para la construcción de consensos, para recabar la opinión o la emisión de criterio de terceros, especialistas y/o funcionarios. Esto a veces demora el tratamiento. Un proyecto de ordenanza cuando llega al recinto ha hecho un largo camino de debates, consideraciones, aportes y consultas. Además, el Concejo realiza muchas acciones que no se plasman en normativas; reclama, solicita información, atiende a los vecinos, media en situaciones, cumple con las ordenanzas que están a su cargo, como el Concejo Deliberante Estudiantil, participa de comisiones creadas por ordenanza, como la de Seguimiento y Articulación del Fondo de Financiamiento Educativo, Consejo Asesor de la Educación Superior, el Consejo de Discapacidad, el Banco de Tierras y el Observatorio Nutricional, entre otras. 
 Lo que ha dificultado ese trabajo en este año es la lentitud con la que regresan los expedientes que se envían para obtener la opinión del Departamento Ejecutivo. En algunos casos hemos optado por realizar las reuniones de comisión en las oficinas respectivas porque también hay demoras en que concurran cuando se los invita. También la construcción de consensos requiere de disposición, de generosidad para escuchar y aceptar otras posiciones. En nuestro caso, lo hemos planteado tanto en el discurso inaugural, como en varias participaciones en sesiones porque creemos que la política tiene que tener la capacidad de ser creativa y consensuar. 
Daiana De Grazia (Juntos)
Particularmente en nuestro bloque, durante el año transcurrido, conseguimos tener una dinámica de trabajo muy buena. Somos seis personas bien diferentes con trayectorias, edades, formaciones y maneras distintas, y eso nos suma en un montón de aspectos. Si bien todo lo trabajamos de forma conjunta, dependiendo la temática, es uno u otro el que lo lleva adelante. Y me parece que es lo mejor que nos puede pasar. Ser conscientes de lo que cada uno puede aportar y colaborar entre todos.
 Esta dinámica nos llevó a presentar catorce proyectos de ordenanza, de los cuales once fueron aprobados. Lamentablemente, algunas fueron vetadas por decisión del intendente, aun cuando fueron aprobadas por los tres bloques, incluidos los concejales del Movimiento Vecinal. A su vez, a lo largo de las sesiones, presentamos más de 110 proyectos de comunicación, siendo la voz de los vecinos. También realizamos más de 107 pedidos de informes a diferentes áreas del municipio. De todos esos pedidos solo hemos recibido, apenas, veinte respuestas.
 Por otro lado, el trabajo que realizamos en el Concejo Deliberante depende, en cierta medida, de la buena comunicación con el Ejecutivo. Si tratamos un proyecto de ordenanza durante meses en comisiones, con todos los concejales, llega al recinto, se aprueba por unanimidad y luego el intendente la veta sin muchas explicaciones, es una incoherencia. 
 Ambos bloques opositores hemos podido trabajar bien, avanzando conjuntamente en lo que respecta a temas como nocturnidad, salud y localidades, por mencionar algunos. Esto no sucedió con el bloque del Movimiento Vecinal, con quienes hemos vivido situaciones inauditas como el día que decidieron abandonar sus bancas y retirarse en plena sesión del recinto, avasallando completamente la institución y su legitimidad.
 De todos modos, estamos muy conformes con lo que realizamos a lo largo del año. Pudimos avanzar en muchos temas que eran prioridad para nuestro bloque y pudimos tener un contacto constante con los vecinos de la ciudad cabecera y de las localidades. Aun así, somos conscientes que falta mucho por hacer en pos de los vecinos que confían en nosotros.
Esperamos que 2023 traiga mayor diálogo con el Departamento Ejecutivo, y eso pueda facilitar las soluciones y mejoras para la comunidad.    
COMENTARIOS

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

OPINIÓN

COMENTARIOS
TE PUEDE INTERESAR