| Secciones
| Clasificados
SÁBADO 22.06.2024
DÓLAR HOY: $887 | $945
DÓLAR BLUE: $1270 | $1300

La Virgen de Luján luce las tres estrellas mundialistas en su manto

El nuevo manto que recibió la imagen de la Virgen de Luján sorprendió con un detalle en su bordado: luce tres estrellas doradas en la parte inferior del traje, a modo de «reconocimiento a la victoria obtenida por la Selección Argentina de Fútbol en el último Mundial».

A través de sus redes sociales, el Santuario de Luján confirmó la noticia. «Por un año la Imagen Auténtica de Nuestra Señora de Luján lucirá su nuevo Manto. En esta ocasión, acompañando el sentir de la religiosidad popular, el mismo lleva bordadas las tres estrellas mundialistas como signo y gesto de acción de gracias por los acontecimientos que dieron felicidad a nuestro pueblo», manifestaron en una publicación en Instagram.  
  
El cambio de manto de la Virgen se realizó el pasado 30 de abril, en el marco de los festejos de los 400 años del Milagro de Luján, a celebrarse en 2030, y en una misa encabezada por el arzobispo de la arquidiócesis de Mercedes-Luján, Jorge Eduardo Scheinig.
Sobre la adhesión de las estrellas conmemorativas, voceros de la Basílica explicaron a Télam que cada año se puede incorporar una acción de gracias o una intención particular y que no consideran como «algo frívolo» que se hayan agregado las estrellas mundialistas en la indumentaria de la imagen de la Virgen.

«Esta decisión responde a que desde la Basílica trabajamos mucho el concepto de religiosidad popular, y este acontecimiento (el Mundial de Fútbol) generó un gran impacto en la sociedad», indicaron.

Luego señalaron que buscaron destacar «los valores que transmitió el equipo de fútbol como la unidad, el esfuerzo, el trabajo y la valentía», y no «la coronación por sí sola».
Uno de los más agradecidos con la incorporación de las tres estrellas conmemorativas en el manto fue el presidente de la AFA, Claudio «Chiqui» Tapia, de quien se conoce que es devoto de diferentes Vírgenes y santos. De hecho, tras el triunfo de la Selección Argentina en el Mundial de Qatar, fue el mismo quien le llevó la copa a la Virgen de Luján.

Otro ejemplo de su devoción fue el viaje que realizó a San Juan, su provincia natal, tras los festejos por la obtención de la Copa del Mundo, ocasión que aprovechó para llevar el trofeo al santuario de la Difunta Correa, lugar donde tiempo atrás había subido las escaleras de rodillas para agradecer por el cumplimiento de su pedido de ser presidente de la AFA.
«Muchísimas gracias, padre Lucas García, Rector de la Basílica de Luján, por inaugurar el ‘Manto Sagrado’ de la Virgen con las tres estrellas. Un gesto hermoso que ya está en la ‘Madre de la Esperanza'», celebró Tapia a través de su cuenta de Twitter.
Sin embargo, desde el punto de vista cristiano el gesto también posee una significación y es la de destacar a tres personalidades importantes en la historia de Luján y de la Virgen como el «Negro» Manuel, el gran protector de la Virgen de Luján; el padre Jorge María Salvaire, constructor de la Basílica; y el cardenal Eduardo Francisco Pironio, símbolo de fe y esperanza.

El cambio de manto de la Virgen de Luján

En ese sentido, y bajo el lema «María de Luján, esperanza de nuestro pueblo», se llevó a cabo el cambio del manto a la Virgen, que se realiza cada año una semana antes de que se conmemore el día de Nuestra Señora de Luján, patrona de todos los argentinos, cada 8 de mayo.
Durante esa semana previa, una vez retiradas sus vestimentas, los feligreses que colaboran con las actividades de la Basílica cortan el manto que se le retira a la imagen en pequeños trozos, que suelen llegar a ser entre 70 y 80 mil piezas, y los adhieren a estampitas de la Virgen que, luego, son bendecidas y repartidas entre los feligreses el día de la celebración.
«Esta fiesta es un gesto y una ofrenda al mismo tiempo. Es un gesto de amor que se hace renovando la imagen de la Virgen año a año», aseguraron.


El manto es el traje que viste la Virgen de Lujan de color celeste y blanco -también los colores de la Inmaculada Concepción de María- con bordados de hilo dorados. Por debajo posee enaguas blancas que envuelven su figura terracota auténtica, que en mayo de 2030 cumplirá 400 años, y que este año se encontró con la adhesión de las tres estrellas trabajadas en su parte inferior.
Para el cambio de manto, el día anterior a la misa se baja la imagen de la Virgen -que se encuentra suspendida a unos metros del suelo en un prominente altar en la parte central de la Basílica- y se la deposita cuidadosamente al lado del altar principal.
Luego, durante la misa del domingo se procede al cambio del manto delante de todos los fieles presentes, un cambio que es acompañado por aplausos y mucha emoción.

«El manto que se retira queda expuesto en un peregrinar para que la gente lo pueda tocar y acercarse. Luego de la hora de cierre de la Basílica se la guarda para poder cortarla», explicaron.
Desde la Basílica comentaron que son 15 personas las que se involucran para pensar en la idea, la intención y el trabajo operativo que luego realizan ellas mismas.
La confección del nuevo manto se realizó en tres meses y fue confeccionado por «servidoras con una profunda devoción» ya que la Virgen «las moviliza a entregar parte de su tiempo al servicio de la gente misma. Es una ofrenda por el tiempo que uno ofrece y un gesto de amor, por lo que significa» esta tarea. (Télam y La Nueva.)

COMENTARIOS

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

No se encontraron noticias.

OPINIÓN

COMENTARIOS
TE PUEDE INTERESAR